InicioSaludProtocolo temperaturas

Protocolo temperaturas

La salud es una cuestión de capital importancia para la Asociación de Futbolistas Españoles. En este sentido, nuestra Asociación definió un protocolo de temperaturas que determine el impacto de las mismas en la disputa de los encuentros de categoría nacional de las competiciones organizadas por la RFEF y LaLiga.

En concreto, en él se establece cuándo debe ponerse en funcionamiento, los pasos a seguir y las decisiones que hay que tomar, según determinadas circunstancias a lo largo del proceso para paliar sus consecuencias.

No obstante, el documento mejora con la práctica y la experiencia. Por tanto, existe la necesidad de revisarlo y de mejorarlo periódicamente según se vaya aplicando. De hecho, muestra de ello es la modificación del protocolo a final de la temporada 19/20 a consecuencia del retraso de las competiciones como consecuencia de la COVID-19.

AFE presentó un informe sobre el estrés térmico en el fútbol profesional ante el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo. El programa pretende poner sobre la mesa el riesgo que supone para la salud de los deportistas y estudiar acciones correctoras para su protección.

Además, AFE impulsa la creación de un Delegado de Salud. La Asociación es consciente de que el golpe de calor es una de las causas de muerte más frecuentes entre los deportistas después de las lesiones medulares o cerebrales, según numerosos estudios.

Por su parte, FIFPro (Federación Internacional de Futbolistas Profesionales), del que es miembro AFE desde sus inicios, vela por seguridad del/la futbolista en el terreno de juego. Desde el sindicato internacional siempre se está pendiente de que las condiciones sean las adecuadas para desarrollar su profesión.

En este sentido, teniendo en cuenta factores como la radiación solar o la humedad, desde la Asociación se hace hincapié en las siguientes cuestiones:

    • Necesidad de establecer unas pautas relacionadas con las condiciones de calor.
    • El umbral para la temperatura y que tenga afectación a la salud es de 32ºC.
    • Existencia de un riesgo moderado con una temperatura de 26 grados y humedad del 75%.
    • Alto riesgo de enfermedad por calor por esfuerzo debido a la temperatura de 26ºC (75% de humedad) a 28ºC (50% de humedad).
    • Riesgo excesivo de enfermedad por calor por esfuerzo debido a la temperatura de 29ºC (75% de humedad) a 33ºC (50% de humedad).

Además de las cuestiones anteriormente planteadas, el protocolo de altas temperaturas (siguiendo las indicaciones de FIFA) sobre el que trabaja AFE considera, según la clasificación que hace el Dr. Vincent Gouttebarge, también exfutbolista y colaborador de FIFA, que hay tres tipos de riesgos:

    • Riesgo moderado de elevada temperatura ambiental (en relación con la humedad del aire): entre 25 y 31,9°C (77–89,4°F).
    • Riesgo elevado de excesiva temperatura ambiental (en relación con la humedad del aire): entre 32 y 38°C (89,6–100°F).
    • Riesgo extremo de elevada temperatura ambiental (en relación con la humedad): 38°C (100°F).