InicioFormación“Hay un presente, pero sobre todo un futuro”: el sueño de Samara y Malena con un balón en los pies

“Hay un presente, pero sobre todo un futuro”: el sueño de Samara y Malena con un balón en los pies

“Hay un presente, pero sobre todo un futuro”: el sueño de Samara y Malena con un balón en los pies

Una vida juntas, de un lado a otro. También con un balón como nexo de unión. Las mellizas Samara y Malena Ortiz (16/07/1997) se aficionaron muy pronto al fútbol, pasión que se multiplicó con el paso del tiempo. A los 6 años empezaron a dar patadas a un balón en el equipo del barrio, emprendiendo su primera gran aventura en el Rayo Vallecano. Y desde ahí, al Club Deportivo Tacón, club de referencia del fútbol femenino de Madrid y que esta temporada volverá a luchar por el ascenso a la Primera División.

Su amor por el fútbol sigue intacto, como el día que descubrieron siendo unas niñas el deporte rey. Pero siempre tuvieron claro que los estudios debían ser básicos en sus vidas. Con 21 años, Malena (mediocentro) y Samara (lateral) han podido conciliar su vida universitaria y futbolística.

“Siempre juntas, en la vida y en el terreno de juego”, enfatizan ambas, subrayando que “no hemos estado más de dos días separadas. Juntas crecimos y también descubrimos nuestra pasión por el fútbol”. “Eso sí, nuestros padres siempre nos dijeron que lo primero son los estudios, por encima del fútbol”, enfatiza Malena.

Malena trabaja de monitora en un colegio y estudia Nutrición. “Del fútbol no se puede vivir todavía”, reconoce. Sus jornadas son intensas, pues “me levanto a las 6.30 de la mañana para ir al trabajo de monitora en un colegio. Horas en la biblioteca para estudiar, clases y luego a entrenar para terminar el día”, relata.

Destaca Malena que “mi labor en un colegio me ha permitido madurar como persona, para tener claro que para alcanzar todos los objetivos es necesario trabajar. Estar con niños no sólo me permite enseñar y educarlos, también aprender de ellos”.

Samara tiene una vida similar. Estudia Ciencias Ambientales “porque me parece una manera de ayudar a las futuras generaciones para que se encuentren un planeta más limpio”. Echa la vista atrás y recuerda que se le pasó por la cabeza dejar el fútbol porque “llegaba a las 12 de la noche a casa, no tenía claro si merecía la pena hacer tantos esfuerzos, si la salida era dejar el fútbol”. “Pero el fútbol es nuestra pasión y al final sacas tiempo de donde sea para cumplir nuestros sueños”, significa.

Y para acabar, Samara recalca que “da gusto ver cómo AFE se ocupa por nuestra formación. Hay un presente, pero sobre todo un futuro”, apuntando que “tenemos que aprovechar este momento en el que fútbol femenino está evolucionando mucho. A ver si se hace realidad ese convenio colectivo para el fútbol femenino con el fin de conseguir la igualdad”.

Compartir: