InicioDeportivoCristofer Miñano, Juanma Torres y Nico Delmonte: así jugaron en ligas emergentes

Cristofer Miñano, Juanma Torres y Nico Delmonte: así jugaron en ligas emergentes

Sesiones AFE

Cristofer Miñano, Juanma Torres y Nico Delmonte: así jugaron en ligas emergentes

El fútbol ha dejado de ser monopolizado por las tres grandes ligas europeas y los grandes clubes sudamericanos. Cada vez son más las competiciones que dan un paso hacia adelante y mejoran en calidad de equipos y jugadores. Estas ligas, poco a poco, llaman la atención del público.

Una de las claves para que la competición nacional crezca es exportar jugadores. Fichar futbolistas y técnicos extranjeros para que implanten estilos y metodologías y sean el ejemplo de sus compañeros. Cristofer Miñano, Juanma Torres y Nico Delmonte han partido de su lugar de origen para patear el balón en terrenos de juego internacionales que mejoran cada año.

Cristofer Miñano, un manchego en Lanzarote

Cristofer Miñano Leal nació en Campo de Criptana, un municipio de la provincia de Ciudad Real, hace 27 años. El futbolista creció cerca de su casa y fue un habitual en el carril izquierdo del Grupo 19 de Tercera División. Se define como un lateral rápido, de “fácil incorporación al ataque” que busca “sacar buenos centros” y encontrar puerta cuando tiene ocasión.

El de Campo de Criptana ha salido a jugar fuera de España, pero antes de ello disputó una temporada en las Islas Canarias, fichando el pasado 2017 por el Lanzarote. Fue la primera vez que salía de Castilla La Mancha. Pasó de vivir en lugares de interior a estar “rodeado de sol y playa”. Primer cambio radical en una experiencia que valora como “muy bonita” tanto por la ciudad como por su nivel deportivo. “Jugué prácticamente todos los partidos”, recuerda.

Pasó por Sesiones AFE y fichó por el Gibraltar Phoenix

No es la primera vez que Miñano se apunta a Sesiones AFE. El manchego ya ha estado en más de una ocasión y sabe de la oportunidad de la concentración. Gracias a ella consiguió una oferta del Gibraltar Phoenix, un club de la Gibraltar Football League con un proyecto competitivo que buscaba asaltar los puestos de cabeza de la tabla.

El lateral se adaptó muy rápido al fútbol gibraltareño y completó una muy buena temporada. Miñano recuerda que le extrañó que todos los equipos jugaran en el mismo estadio y la diferencia entre los equipos de la parte alta y la parte baja de la tabla, pero no tardó en aclimatarse. Disputó 15 partidos y anotó 4 goles. El club se quedó muy cerca de los puestos que dan acceso a la fase previa de Europa League. “Fue mi mejor año como futbolista”, sentencia.

Juanma Torres, producto de la fábrica blanca

Juan Manuel Torres Tena se define como “un jugador que puede actuar tanto por fuera, en el extremo o la banda, como de delantero”. Polivalencia y facilidad para asistir. El madrileño prefiere jugar por su banda natural “para poner centros al área”.

El Real Madrid fue el club en el que el atacante dio sus primeros pasos futbolísticos. Lo valora como “una experiencia única” por el aprendizaje y las puertas que abre de cara al futuro. Sin embargo, salir de Valdebebas fue un golpe para él porque “allí lo tienes todo” y al fichar por un club modesto se topó con la realidad.

Experiencia en Islandia

Tras pasar por varios clubes de Tercera División y Segunda B, Juanma decidió probar su primera aventura internacional. El atacante firmó por el Víkingur Ólafsvík de Islandia para vivir la experiencia a nivel futbolístico y “mover el currículum a otros países”.

El madrileño estuvo una temporada en el club. Recuerda que todo el mundo le puso muy fácil su adaptación: “La gente estaba encantada de que llegara un jugador español para luchar por sus colores”.

Juanma Torres describe el fútbol islandés como “muy físico, con jugadores fuertes, pero con carencias sobre todo a nivel técnico y táctico”. Achacaba este defecto a que, al contrario que en España, allí no se trabajaban esos aspectos desde las canteras de los clubes.

Tres años más tarde, la selección islandesa dio la campanada en la Eurocopa y, dos años después, se clasificó al primer Mundial de su historia. Juanma no se sorprendió. El futbolista recuerda que cuando él llegó la Federación “ya invertía en campos techados para poder jugar más meses del año, llegaba a acuerdos con equipos de la Premier League para que los jóvenes pudieran ir a aprender a Inglaterra… Había un trabajo de base”. El esfuerzo dio sus frutos.

Después de Islandia, el madrileño volvió a España. Pasó por varios clubes hasta recalar en el Rápido de Bouzas de Tercera División. Aquella temporada jugó 35 partidos y consiguió el ascenso a Segunda División B. Sin embargo, el equipo cambió de cuerpo técnico y fue uno de los descartados.

Debut en Champions League en Andorra

No entrar en los planes del Rápido de Bouzas afectó mentalmente a Juanma Torres. El atacante no se lo esperaba. Necesitaba limpiar la mente y le salió una oferta del Santa Coloma andorrano. Hizo las maletas y se mudó al país vecino.

El Santa Coloma es un club puntero de la Primera División de Andorra y Juanma disfrutó en sus filas. La primera temporada allí jugó 21 partidos y anotó 8 goles. Los tantos sirvieron a los suyos para ganar el trofeo liguero y conseguir el acceso a la fase previa de la Champions League.

Saltar al césped y escuchar el himno de la Champions. El madrileño lo recuerda como algo “emocionante”. El Santa Coloma, como campeón de Andorra, jugó contra el Drita de Kosovo, pero cayó en la prórroga.

La derrota no terminó con la experiencia europea. El club pasó a la segunda ronda previa de la Europa League. Esta vez a dos partidos. El Santa Coloma se cruzó con el Valur de Reikiavik. El primer partido lo ganaron en casa, algo que Juanma califica como “increíble”. “Estos partidos se viven más allí porque todo el mundo que está pendiente del fútbol va al campo”, recuerda. Sin embargo, cayeron en el partido de vuelta y fueron eliminados.

El objetivo del fútbol andorrano es crecer en las fases previas europeas. Según revela el futbolista, poco a poco la gente pone más el foco de atención en el fútbol y los equipos “van pasando rondas y quedando más arriba”.

Nicolás Delmonte, debut en la Copa Sudamericana y campeón de Albania

Nicolás Delmonte es defensa central. El argentino de 31 años criado en la cantera de Independiente de Avellaneda se considera un futbolista “tácticamente correcto, agresivo en aspectos defensivos y con buena salida de balón”.

El defensa estuvo siete años en Independiente y guarda algunos de sus partidos como sus mejores recuerdos en este deporte. Formó parte de la plantilla cuando ganaron la Copa Sudamericana y debutó en la siguiente edición contra Liga de Quito. “Fue una experiencia muy linda, además teníamos que defender el liderato”, recuerda.

Nicolás se marchó de Independiente y llegó al Dinamo de Tirana de Albania. El argentino fue titular en el equipo que estuvo muy cerca del doblete. Ganaron la Liga y fueron subcampeones de Copa. Ganar el título liguero les dio acceso a la fase previa de la Champions League.

Malasia y Bangladesh

Nicolás terminó su cesión en Albania y volvió a Independiente. Cuatro años después fichó por el Johor Darul Ta’zim de Malasia, donde estuvo dos temporadas. Revela que el fútbol allí “es un poco más lento” y que los equipos “no están ordenados”, pero están en proceso de mejorar.

Los malasios han optado por fichar a entrenadores extranjeros para crear metodología en los entrenamientos y mejorar en los conceptos tácticos. “Están creciendo muchísimo para alcanzar el nivel de China, Japón o Corea del Sur”.

Después de Malasia, Delmonte volvió a Argentina, a Estudiantes de San Luis y de ahí dio el salto a España. Pasó por el Marbella, el Extremadura y el Sabadell. “España es el país que más me ha gustado. Los tres años que competí me encantó el nivel, la profesionalidad y la infraestructura de clubes”, recuerda.

El siguiente y último paso en la carrera de Nicolás Delmonte ha sido en Bangladesh. El pasado noviembre de 2019 fichó por el Bashundhara Kings. La experiencia le fue muy bien tanto a nivel personal como deportivo. El equipo quedó campeón de Copa y accedió a competición continental. Llegaron a ganar el primer partido, pero el torneo se suspendió por la pandemia.

Respecto al fútbol de Bangladesh, el argentino revela que hay muchos inversores que buscan “gente extranjera para formar a los chicos”. Está convencido de que en pocos años estarán “a la par de India”.

Profesionalidad en Sesiones AFE

Nicolás Delmonte quiere volver a España. El argentino ha aprendido mucho de sus salidas a ligas emergentes, pero afirma que, si te gusta el fútbol y el toque del balón, el fútbol español debe ser su destino. Valora la infraestructura y los servicios de Sesiones AFE como “un privilegio y un servicio buenísimo para el futbolista”.

Juanma Torres destaca la profesionalidad de la concentración. El madrileño está muy contento de estar bajo las órdenes de Nano Rivas, exjugador con amplia experiencia en Primera División y espera encontrar equipo lo más pronto posible. Está abierto a volver a salir al extranjero.

Cristofer Miñano cree que “Sesiones AFE es algo muy bonito” porque, después de un tiempo parado, consigue volver a sentirse futbolista. Quiere encontrar un equipo que le dé la oportunidad de volver a tener continuidad ya sea en España o en una liga foránea. “Todas las experiencias son buenas”, sentencia.

Compartir: