InicioDeportivoJesús Braganza, un lateral izquierdo con vocación atacante forjado en clubes sevillanos

Jesús Braganza, un lateral izquierdo con vocación atacante forjado en clubes sevillanos

Jesús Braganza

Jesús Braganza, un lateral izquierdo con vocación atacante forjado en clubes sevillanos

Jesús Braganza Carpio (Alcalá de Guadaira, Sevilla, 11 de mayo de 1995) es un jugador que desarrolla su fútbol desde su posición en la banda izquierda. El puesto en el que se encuentra más cómodo es el “de lateral izquierdo, donde he desarrollado mi carrera siempre. Soy un lateral más bien ofensivo, de largo recorrido, pero que cumple defensivamente”. Con esas características, el jugador que ha sido su referente ha sido el brasileño Marcelo. “Cuando estaba en su mejor momento, a mí me gustaba mucho”, dice Jesús.

A jugar al fútbol empieza “muy chiquitito, creo que con 5-6 años, en el Nervión, un club sevillano. Después, los dos años de alevines e infantiles los juego en la cantera del Sevilla. Al terminar vuelvo al Nervión y en ese año realizo una prueba de una semana en el Aston Villa inglés. Aquello no cuajó y cuando regreso, en mi segundo año de cadete, firmo con el Betis y juego de mediapunta, hasta que me reconvierten otra vez en lateral izquierdo en mi etapa de juveniles”.

Braganza se ha formado en las dos principales escuelas futbolísticas de Sevilla. No tiene ningún problema a la hora de confesarse sevillista y es en su tierra natal donde comienza a forjarse como futbolista. Tras su etapa en el Betis B, dos nuevos clubes sevillanos, la U.B. Lebrijana y el C.D. Gerena, son su siguiente destino. Dos equipos que militan en Tercera División, en los que el joven lateral izquierdo vive “un cambio grande. Te encuentras con gente muy madura, muy hecha, pero donde me tengo que adaptar porque yo lo he apostado todo al fútbol”.

Dos años en Cádiz

Su próximo paso es a Cádiz, al filial del club gaditano. Braganza explica que, “de los mejores recuerdos que tengo de mi carrera son los dos años allí en Cádiz. El primero fuimos campeones de liga en Tercera División, jugamos tres eliminatorias de ‘play-off’, perdimos la última con el Ejea y no conseguimos el ascenso. Al año siguiente volvimos a quedar campeones de liga y esta vez ganamos en la última eliminatoria al Unión Viera, un equipo canario, y logramos el ascenso”.

Que no contaran con él para jugar en Segunda B la siguiente temporada, “fue un palo -relata Jesús-. Había sido un jugador importante, había disputado prácticamente todos los partidos, tenía buena relación con la directiva y ellos me decían que tenía que estar tranquilo porque iba a renovar. A falta de dos semanas para empezar la pretemporada me comunican que el director deportivo, Óscar Arias, había decidido que los futbolistas del Cádiz B tenían que ser sub-23 todos. Yo no lo era y, la verdad, me llevé un palo”.

Entonces se le presentaron dos opciones para elegir, Barakaldo y Algeciras. Se decantó por la segunda y la siguiente temporada pudo militar en Segunda B. “Fue una experiencia muy buena -cuenta Jesús-. Era lo que deseaba, jugar en Segunda B, y lo conseguí. Es una categoría muy bonita, te enfrentas a clubes y jugadores muy buenos, y todo iba muy bien, lo único fue la mala suerte que coincidió con el año de la Covid-19 y se paró la competición”.

Cambio grande

Así que tuvo que emprender el trayecto más largo en su carrera, rumbo al norte para jugar en el Ourense, que fue la única opción que le salió y donde se desplazó junto a su pareja. “De Andalucía a Ourense, sobre todo por el clima gallego, es un cambio bastante grande, pero me adapté bien y ha ido todo sin problemas, aunque ha sido un año complicado porque ella, mi pareja, allí no ha trabajado por el tema de la pandemia. Deportivamente tampoco ha sido lo que me esperaba, era un proyecto de ascenso y no se consiguió”.

Jesús Braganza ha tenido ofertas, pero “por circunstancias no las he aceptado. Me informé, hablé con algún compañero y me dijo que ni me lo pensara, que me apuntara a Sesiones AFE”. Y ahora está viviendo esta experiencia “muy contento”. “Me alegro mucho de haber tomado la decisión de venir. Compartes historias con otros futbolistas que están en tu misma situación, aprendes de uno y de otro, en este caso de jugadores como Mantovani, David Torres, Carlos de Lerma, Dimas, que tienen mucha experiencia. AFE tiene esto muy bien organizado y somos como un equipo de Primera División”.

Compartir: