• +34 91 3143030
Logo

Noticias

“Un alegato a la igualdad”: ya está a la venta ‘La centrocampista murió al amanecer’, ganador del ‘Premio Carlos Matallanas’

Con un premio literario en sus vitrinas gracias su obra ‘El último viaje de Sorolla', ganadora en 2013 en la XXXVIII edición del ‘Premio Cáceres de Novela Corta’, Antonio Castro Guerrero disfrutó un momento único en una gala que nunca olvidará. Ganador de la segunda edición del ‘Premio Carlos Matallanas’ de novela breve con ‘La centrocampista murió al amanecer’, el autor malagueño vivió una emocionante velada acompañado de su familia en la Real Fábrica de Tapices de Madrid, lugar elegido por AFE para celebrar este importante evento.

El libro, publicado por Libros Cúpula, del Grupo Planeta, salió a la venta el pasado 15 de septiembre. Se trata de una novela negra que sabe trenzar de forma convincente la trama la temática policiaca con la futbolística. Sin duda, la solvencia del estilo del autor contribuye a ello, así como la habilidad en el uso de los códigos del género. A todo ello se le ha de sumar una protagonista bien definida y una trama que resulta amena, logrando captar la atención y el interés del lector en la misma y en su desarrollo, especialmente, en su parte final. En resumen, es una novela sólida, amena y solvente.

Vázquez Montalbán

Como el propio ganador de la segunda edición subraya a la hora de valorar el premio ganado, la figura de Carlos inspiró al escritor andaluz, “una figura difícil de glosar en unos minutos, pues es un ejemplo de superación y de lucha, un referente contra la ELA. Leyendo alguna entrevista o sus escritos, te das cuenta de que trasciende al mundo del deporte y se ha convertido en un maestro de vida. Es una persona a la que no sólo admiro por lo que supone para el mundo del deporte, sino por lo que supone su lucha contra la enfermedad. Particularmente, además, compartimos pasión futbolística por el mismo equipo”.

“Cuando uno se siente desfallecido o sin fuerzas para seguir trabajando en proyectos, en este caso la escritura de diferentes novelas, uno piensa en Carlos y siente que recupera las fuerzas”, enfatiza Antonio.

El Convenio Colectivo

Durante la gala de entrega del premio, el ganador hizo referencia a Manuel Vázquez Montalbán. Explica que “era inevitable fusionar la temática policiaca y la futbolística después de leer tanto a Manuel Vázquez Montalbán. Me gustan las novelas de Pepe Carvallo, las policiacas y de género negro, me interesaba especialmente la novela que dedicó al mundo del fútbol que se titula ‘El delantero centro murió al atardecer’. Recordé esa historia, que es el título que parafraseo en mi novela”. “No guarda paralelismo con mi relato, pero sí que me inspiró, igual que tampoco me puedo olvidar de sus artículos, que recogió en una publicación”, subraya.

¿Qué se encontrará el lector/a? Antonio explica que “se trata de una novela policiaca. Llevo mucho tiempo trabajando en este género, pero aún no había podido completar una novela, sólo tenía borradores. Esta gira en torno a una historia de violencia de género en el mundo del deporte, en este caso el fútbol, pero centrado en la problemática del fútbol femenino, también con el conflicto laboral de las mujeres futbolistas que reclamaban la igualdad con el Convenio Colectivo de fondo. Un conflicto laboral en el que unas jugadoras reclamaban la igualdad. Retrata la lucha de las mujeres por la igualdad de sus derechos y especialmente por el respeto a su libertad sexual y a sus propias vidas”.

Incidiendo en esa lucha que ha abanderado AFE como representante de las futbolistas profesionales de nuestro país, el autor considera que “la firma del Convenio Colectivo era una necesidad que llevaba mucho tiempo posponiéndose. No ha terminado de cuajar hasta hace poco y de hecho yo pensaba que llegaría el fallo de este premio, o incluso la gala de entrega, sin que se firmara”. “La firma del convenio es un acto de justicia porque no procedía que en pleno siglo XXI no se hubiera sellado. Lo que reclamaban las jugadoras era justo, aunque para ello tuvieran que ejercer su derecho a huelga”, apunta.

Un estímulo definitivo

“Tras muchos años trabajando y escribiendo, sin haber conseguido un fruto concreto, salvo un premio ganado hace ya unos cuantos, ganar el ‘Premio Carlos Matallanas’ no sólo es un estímulo, pinta un horizonte de futuro que me permitirá seguir escribiendo y que me animará a no dejarlo. La verdad es que durante unos cuantos años he valorado dejarlo porque es muy difícil para alguien que escribe no tener un norte hacia el que dirigirse”, relata el escritor, que reconoce que la experiencia ha sido “como estar remando en medio de un océano, sabiendo por dónde sale y se pone el sol, pero no dónde hay tierra firme. Es lo que me ha sucedido durante mucho tiempo. Por ello, ganar este premio supone una gran alegría e ilusión, por lo que significa y por la figura de Carlos Matallanas”.

Y para finalizar, Antonio reconoce que esta obra “también supone un alegato a la igualdad. Lo personifico en las mujeres futbolistas, pero es válido para cualquier otro terreno. También en relación a la violencia de género y a la libertad sexual de las mujeres. Los lectores descubrirán que todo tiene relación con la trama y que condiciona la investigación y el resultado de la propia novela. En el fondo subyace una historia de violencia de género y contra la libertad sexual de las mujeres”.

Patrocinadores/Colaboradores