• +34 91 3143030
Logo

Noticias

Nano Rivas y su cuerpo técnico analizan la XXIII Edición de Sesiones AFE

La XXIII Edición de Sesiones AFE ha llegado a su fin. El equipo ha competido bien y ha conseguido buenos resultados. Pleno de victorias que han demostrado que los futbolistas seleccionados están preparados para encontrar un nuevo club. Toca hacer las maletas y soñar con encontrar equipo cuanto antes. Los futbolistas dicen adiós al grupo y al cuerpo técnico.

Nano Rivas, exjugador de Primera División y técnico con experiencia en Segunda y en el fútbol internacional, ha sido el entrenador del Equipo AFE en esta última edición. Junto a él han formado parte del cuerpo técnico Carlos Rodríguez (segundo entrenador), Israel Calle (preparador físico) y Emilio López (entrenador de porteros). El gallego ya participó en la anterior edición de Sesiones AFE con el objetivo de poner a punto a los guardametas.

Dos semanas intensas

Nano Rivas se incorporó a esta edición de Sesiones AFE con la intención de conseguir sacar el máximo rendimiento a los futbolistas para que pudieran mostrarse en los partidos y encontrar un destino para la próxima campaña. Ha conseguido el reto a base de entrenamientos y encuentros. Explica que han sido “dos semanas muy intensas”.

El objetivo principal del técnico ha sido “que el jugador llegase en las mejores condiciones a los partidos” porque “son su escaparate” para mostrarse a agentes y directores deportivos. Los entrenamientos, tanto con balón como físico, y los descansos estuvieron destinados a encontrar ese equilibrio que permitiera que todos se sintieran cómodos sobre el césped y jugaran en condiciones óptimas.

El resultado ha sido positivo. El Equipo AFE ha jugado contra equipos de Segunda División B y Tercera y no solo ha dado la cara, sino que ha conseguido ganar.

Nano Rivas destaca la competitividad de los jugadores “desde el minuto uno”, la solidez defensiva y la capacidad para generar situaciones de gol en todos los encuentros.

Forjar un equipo en dos semanas

Las Sesiones AFE reúnen a 25 futbolistas y la mayoría de ellos no ha coincidido antes en ningún otro equipo. El técnico reconoce que “conseguir cohesionar un equipo tan rápidamente no es fácil”, más con la heterogeneidad de la plantilla. En este caso, se ha trabajado el aspecto psicológico para concienciarles de que “la clave del éxito de estas dos semanas pasaba porque desde el primer entrenamiento mostraran que son un equipo”. Se lo remarcó en cada mensaje o charla. Está convencido Nano de que para “destacar individualmente hay que ser un grupo fuerte y unido”.

Unión

Nano Rivas está “obsesionado” con la unión del equipo, uno de los aspectos que ha trabajado mucho en todos los clubes que ha dirigido. El técnico revela que en sus equipos trabaja para tener “grupos cohesionados, equipos que en el campo compiten y tratan de estar juntos en los momentos difíciles”.

Cree el técnico que han hecho un buen trabajo y han formado un verdadero equipo, pero no ha sido solo por la labor de los técnicos. Afirma que no se hubiera conseguido sin “la predisposición de los jugadores y las ganas que tienen de ser futbolistas”.

El primer día hubo un positivo por coronavirus que obligó a suspender el partido contra el Alzira. Nano Rivas se propuso dar la mayor normalidad posible a la situación. Hubo que adaptarse “al tema de espacios, distancias y mascarillas”, que perjudicaban sobre todo al cuerpo técnico, pero han superado bien esos obstáculos.

La realidad del fútbol

El trabajo psicológico gana un plus en este tipo de concentraciones. Los jugadores no tienen equipo para la próxima temporada y eso puede generarles cierta incertidumbre. Nano Rivas cree que en estos casos es fundamental la empatía: “Es importante que vean que pueden acercarse a nosotros, hablar contigo o incluso preguntarte o pedirte consejo por llamadas de algún equipo”, revela.

Esta situación no es habitual en el fútbol de élite. Nano Rivas cree que “te acerca a la realidad del fútbol” y te abre los ojos para ser consciente de que “muchos futbolistas lo pasan mal y tienen inquietudes”. Anima, para acabar, a otros técnicos a dirigir en Sesiones AFE: “Es una experiencia que todos deberíamos vivir”.

Cercanía

Carlos Rodríguez ha ejercido de segundo entrenador. Entre sus tareas ha destacado la de completar el acercamiento a los jugadores. El madrileño explica que están “en una situación y unas circunstancias especiales” por la pandemia y el tiempo de inactividad, por lo que “hay que estar muy pendientes tanto a nivel deportivo como mental”. 

El técnico destaca los partidos como la prueba del gran trabajo realizado en los entrenamientos, con unos resultados óptimos cuando tocó competir. Revela que haber tenido varios días de entrenamiento les ha permitido inculcarles “diferentes conceptos ofensivos y defensivos en ataque y en defensa” que se han plasmado en los encuentros.

Rodríguez cree que “el nivel del grupo ha sido interesante” y que han podido ver cómo los jugadores progresaban desde el primer día: “Han ido de menos a más”. El trabajo diario se ha reflejado en el césped, donde “los chicos han estado muy bien y han desplegado su máximo nivel”.

En perfecto estado

El trabajo de Israel Calle como preparador físico ha sido algo diferente a lo habitual. Los jugadores llegan de una actividad de casi seis meses en los que muchos han entrenado en solitario, pero no es suficiente. Su tarea ha consistido en “buscar un equilibrio entre todos los jugadores”.

Calle ha distribuido las cargas y buscado ofrecer tiempos de esfuerzo físico y descanso para que los jugadores fueran adaptándose progresivamente a las exigencias de una pretemporada. Reconoce que ha conseguido “que todos los jugadores estén a un nivel bastante bueno” y cree que “están en perfecto estado para llegar a un equipo y estar al mismo nivel o similar que sus compañeros”.

Patrocinadores/Colaboradores