• +34 91 3143030
Logo

Noticias

Adrià Molluna, Neculai, San Cristóbal y Jordi: cosecha de 1997

El fútbol cambia a los 23 años. La normativa de Segunda B y Tercera División impide a los clubes tener más de 16 jugadores que superen esa franja de edad. Las seis plazas restantes deben utilizarse para las fichas sub’23. Una vez rebasada la barrera, los jugadores deben pelear más duro por hacerse un hueco y poder ganarse la vida con este deporte.

Esta temporada, los jugadores de 1997 son los seleccionados para dar el salto. Ya no podrán utilizar estas vacantes para encontrar equipo. Adrià Molluna, Neculai Cocuz, Álex San Cristóbal y Jordi Martínez forman parte de esta generación. No han perdido la ilusión. Desean encontrar un equipo y demostrar que están preparados para aportar y ser importantes.

Adrià Molluna, el legado de Casillas

Adrià Molluna Gascón creció con Iker Casillas en la televisión. El catalán tan solo tenía 11 años cuando el portero llevó a la selección española a ganar su primera Eurocopa. Le encantaba el guardameta mostoleño y quiso imitar a su ídolo, por eso eligió estar bajo palos. Hoy todavía siente una gran admiración por su figura. “Lo llevo hasta tatuado”, afirma.

El portero del Equipo AFE se define como “rápido bajo palos y con buen manejo de balón con los pies”. Le gusta participar en la salida del esférico porque si el meta se une a la defensa genera situaciones de superioridad ante la presión rival y el equipo puede avanzar con más claridad. Además del juego de pie, también intenta blocar siempre para ofrecer seguridad a la defensa y no conceder balones al contrario con los rechaces.

El canterano del Reus que ascendió con el Haro

Molluna es natural de Reus. La ciudad catalana fue la que le vio dar sus primeros pasos y realizar paradas. Ilusión en la portería y en las gradas, pues desde pequeño ya era habitual en el Estadi Municipal. Estuvo muy cerca de cumplir un sueño con los rojinegros: fue jugador del filial, entrenó con el primer equipo y llegó a ir convocado. La crisis económica que truncó la prosperidad del club fue un palo muy duro para él.

El meta salió de su club para fichar por el Haro Deportivo. Estuvo dos temporadas allí y se marchó con un ascenso a Segunda División B. Recuerda la victoria contra el Zamora en el último partido de play off y la celebración con mucha alegría. “Fue el día más bonito de mi vida”, rememora.

Hasta ahora, Molluna podía hacer uso del interés de los clubes por los porteros sub’23. Esta temporada ya no puede acceder a ellas y sabe que es un verano difícil por la pandemia y los problemas económicos, pero no pierde la ilusión. “Lo que quiero es estar bajo los palos”, sentencia.

Neculai, fútbol madrileño

Neculai Cristian Cocuz nació en Vaslui, una ciudad del este de Rumanía cercana a los 100.000 habitantes. Hijo de padre español y madre rumana, se mudaron a Madrid cuando solo tenía seis años. Al principio reconoce que le costó por “el idioma” y porque son “dos culturas bastante diferentes”, pero se adaptó y labró un futuro en el fútbol madrileño.

El centrocampista ha jugado cinco años en el Carabanchel y también ha pasado por el Parla. Allí creció como futbolista y desarrolló un gran sentido del sacrificio por la victoria. Explica que esta es su mejor virtud. “Me gusta darlo todo por el equipo y dejarme la vida en el campo”, explica.

Neculai se define como “un jugador físicamente bastante fuerte, con gran manejo de balón y tácticamente muy correcto”. Puede jugar en las dos posiciones del doble pivote, se siente cómodo tanto de seis como de ocho.

Play off con el Rayo Cantabria

El verano de 2019 fue un mercado importante para Neculai. El centrocampista, por primera vez en su carrera deportiva, salió de Madrid. Fichó por el filial del Cádiz. Neculai se encontró cómodo porque estaba rodeado de “un buen grupo de profesionales”, pero se marchó en invierno con “un sabor agridulce”. No disfrutó de los suficientes minutos.

La etapa gaditana terminó con su fichaje por el Rayo Cantabria, el filial del Racing de Santander. Participó con el equipo y se clasificó para el play off, pero no fue un buen año. El primer equipo descendió a Segunda División B, por lo que ellos no tuvieron opciones de ascenso.

Álex San Cristóbal, goleador contra el Atzeneta

Alejandro San Cristóbal Sánchez se define como un amante del fútbol, del juego y del balón. Le gusta asociarse con sus compañeros para mover el balón y generar movimientos. Además, destaca por su uno contra uno y su golpeo de balón. Estos dos aspectos los demostró en el partido del pasado sábado en el que el Equipo AFE ganó al Atzeneta por dos tantos a cero.

La jugada del segundo gol es una muestra de las características del futbolista. Así la narra: “Recibo el balón en el centro del campo. Veo que hay espacio y decido encarar. Recorto y solo tenía una solución: dársela a Álex, pero era un tres contra uno. Entonces decidí pegarle y se coló por la escuadra”.

Buenos números en Leganés

Alejandro San Cristóbal, como Neculai, es un habitual del fútbol madrileño. El centrocampista debutó en Tercera División con solo 19 años en las filas del Trival Valderas de Alcorcón. Recuerda su etapa en el club como “una experiencia que todo el mundo debe vivir” porque convivió con personas más experimentadas de las que pudo aprender mucho.

Leganés ha sido su último destino. Los pepineros lo reclutaron para el filial y ha estado allí dos temporadas. Su primer año fue sobresaliente: marcó seis goles y repartió siete asistencias. “Es la mejor temporada de mi carrera, lo jugué prácticamente todo”, declara.

El fin de la ficha sub’23 ha coincidido con su salida del Leganés, pero el futbolista no ha perdido su pasión por el esférico, la portería y el césped. Asegura que lo único que quiere es “jugar al fútbol, vivir un año más de este deporte y crecer como futbolista”.

Jordi Martínez, polivalencia en la línea de mediapuntas

Jordi Martínez es un atacante polivalente. El alicantino puede jugar tanto en los extremos como en la mediapunta, por detrás del delantero. Él prefiere “jugar por la banda izquierda” para trazar líneas verticales, combinar con sus compañeros, buscar el juego interior y encontrar situaciones de golpeo a puerta.

Jordi disfruta con el juego asociativo, tocar en campo rival para encontrar el camino a meta, pero también puede adaptarse a un estilo más directo de salida al contraataque. Es un extremo veloz que juega bien a la espalda de los defensores.

Aprendizaje en Novelda

Jordi maduró en la cantera del Elche. El primer gran paso de su carrera fue con el Juvenil de División de Honor. Aquella etapa significó entrenar con doble sesión, realizar trabajo físico en el gimnasio para estar preparado y con buen ritmo de competición… En definitiva, se dedicó en cuerpo y alma al fútbol.

Llegó al Elche Ilicitano y con 20 años fichó por el Novelda de Tercera División. Estuvo dos años con el club de La Magdalena. Era el más joven del equipo, pero aprovechó esa etapa para empaparse de la experiencia y conocimientos de sus compañeros para mejorar su juego.

Jordi reconoce que ahora, tras superar los 23 años, le espera “otra historia”. Deja de optar a las plazas sub’23, pero continúa “con la misma ilusión” que cuando cumplió 17 años. Aspira a encontrar un equipo con un proyecto ilusionante que apueste por él y le permita demostrar su fútbol.

Sesiones AFE

Jordi se inscribió a Sesiones AFE para continuar en su proceso de aprendizaje. Quiso conocer compañeros y metodología nueva de entrenamientos. Considera que es “una oportunidad única que hay que aprovechar y disfrutar”. Confía en mostrarse y encontrar un club en el que se sienta cómodo. Está dispuesto a salir al extranjero “para conocer fútbol distinto y aprender otro idioma”.

Sergio Pérez, al igual que Jordi, ha querido aprovechar la oportunidad. El portero espera no tener que volver a Sesiones AFE, porque eso significaría que no tiene equipo, pero tiene claro que si fuera así “repetiría millones de veces”. Quiere aprovechar la concentración para encontrar un equipo “cuanto más alto mejor”, pero sin importancia sobre si es nacional o extranjero.

Alejandro San Cristóbal también piensa en una salida de su zona de confort. De hecho, participa en las Sesiones AFE para salir de la provincia de Madrid y poder mostrarse “a nivel nacional”. Le gustaría encontrar un club de Segunda B o un Tercera que pelee por el ascenso, pero prioriza ante todo jugar, “dónde y cuándo sea”.

Mismo camino sigue Neculai. El centrocampista quiere recuperarse de una última temporada algo diferente y encontrar un equipo en el que conseguir continuidad y poder volver a “disfrutar de este deporte”.

Patrocinadores/Colaboradores