• +34 91 3143030
Logo

Noticias

“Salir de la burbuja, tener un plan B”: ‘Encuentros AFE’ se estrena con una jornada sobre ‘La dualidad deportiva y académica’

‘La dualidad deportiva y académica’, con este interesante asunto se puso en marcha ‘Encuentros AFE’, un ciclo con el que nuestra asociación pretende abordar cuestiones de vital importancia para el colectivo de futbolistas, un lugar de debate y análisis que contará con relevantes profesionales de diferentes ámbitos.

El estreno de este ciclo tuvo lugar en la tarde del 2 de octubre y David Aganzo, como presidente de AFE, abrió una jornada en la que se trató un tema trascendental para nuestra asociación, consciente de que la formación es básica cuando el/la futbolista debe afrontar el ‘día después’, cuando toca colgar las botas. Para ello, AFE pone a disposición de sus afiliados/as una amplia oferta para favorecer su formación académica, a través de ventajosos convenios de colaboración con distintas empresas y entidades.

Moderada y dirigida por Pablo López, periodista de Radio Marca, esta primera jornada contó con la participación de Javier Arizmendi (exfutbolista y asesor financiero), Silvia Meseguer (futbolista del Atlético de Madrid), Ángel López (entrenador y licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte), Miquel Torregrossa (Profesor de Psicología del Deporte en la Universidad Autónoma de Barcelona) y Sergio Sánchez (exjugador de baloncesto / director comercial de W2A y Programa American Dream).

Cabe destacar también la asistencia de Vicente Miera, legendario futbolista y entrenador, el técnico que dirigió a la Selección Española que ganó el oro en los Juegos Olímpicos que se celebraron en Barcelona en 1992.

Reunión con la CRUE

David Aganzo apuntó que “muchos futbolistas se han encontrado en la difícil situación de no saber qué camino emprender cuando finaliza su carrera deportiva. Por ello, AFE se esfuerza cada día más para ofrecer al/la futbolista las herramientas necesarias para que sepa qué camino iniciar cuando el fútbol desaparece de su vida”.

“Las empresas buscan a futbolistas porque son muy competitivos, y si tienen una formación, mucho mejor. Hace poco mantuvimos una reunión con la CRUE (Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas), con el fin de crear un plan específico para los/as futbolistas para que puedan compatibilizar su vida deportiva con la vida académica. La dualidad, en resumidas cuentas, es muy importante para el sindicato”, señaló.

Dar facilidades para estudiar

Tras la bienvenida del presidente de AFE, la jornada se inició con la ponencia de Ángel López (entrenador y licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte), que empezó planteando una pregunta: “¿Por qué tenemos que elegir entre hacer deporte y estudiar?”, explicando que “no son dos cosas excluyentes. Yo estaba obsesionado con llegar al fútbol profesional, pero también me centré en los estudios. Mi mensaje como entrenador es que se pueden combinar ambas actividades. En este sentido, creo que la universidad debe dar facilidades al futbolista. Resumiendo, no tiene sentido dejar los estudios para jugar al fútbol y viceversa”.

El técnico considera que “no hay herramienta más valiosa que el deporte a nivel educativo por los valores que transmite. Pienso que se deberían impulsar planes específicos, debemos ir a un modelo convergente, pues el 35% de las universidades españolas no tiene un programa de ayuda al deportista; durante los años de carrera deportiva, se le debe dar facilidades para que estudie. Se puede hacer un plan específico universitario para futbolistas porque hay volumen suficiente. Hasta los 35 años, más o menos, el futbolista se debe esforzar con el fútbol, pero sin olvidar los estudios”, añadiendo para acabar que “es importante el entorno familiar, la educación que se recibe en casa. Estudiar ayuda a formar una personalidad que será positiva para el deporte. Por otra parte, el futbolista tiene más tiempo para estudiar que otros deportistas. No hay que jugártela solo a una carta…”.

La humildad

La siguiente ponencia fue protagonizada por Miquel Torregrossa (Profesor de Psicología del Deporte en la Universidad Autónoma de Barcelona), que para empezar destacó que “no todos los deportistas tienen que estudiar una carrera; hay otros caminos, no todo termina en la universidad”, reconociendo que “hay momentos complicados de gestionar en la transición y ahí el deportista necesita asesoramiento. Me refiero, por ejemplo, a la transición de junior a senior, que en el caso de Rafa Nadal fue perfecta, pero no en otros casos”. “Al deportista hay que convencerlo de que sí sabe hacer otras cosas”, enfatizó.

El profesor cree que hay factores concretos que influyen en este sentido, “presiones internas y externas, rigidez en determinados planes de estudio”, estimando que “la humildad es importantísima para afrontar el éxito”. Incidió en que “hay muchos deportistas que tienen problemas a la hora de afrontar una nueva vida al retirarse. Por ello, es importante anticiparse” a lo que pasará con total seguridad, subrayando que los deportistas que estudian, “planifican mejor la retirada, perciben apoyo exterior y tienen una identidad más equilibrada al utilizar estrategias de afrontamiento activas. A veces hay que dar prioridad a una cosa u otra, pero lo importante es manejar los tiempos. Y lo que considero fundamental es la familia en el desarrollo de la carrera de un deportista, igual que se deberían impulsar programas organizados para el deportista con el fin de facilitarle compaginar ambas actividades”.

Jugar y estudiar

A continuación, y como cierre, se desarrolló una mesa redonda entre todos los participantes de la jornada. Silvia Meseguer (futbolista del Atlético de Madrid) afirmó que “los ingresos de las futbolistas no tienen nada que ver con los de los futbolistas y sabía que tenía estudiar. Yo tuve claro que estudiaría medicina, además de que mis padres me dejaron claro que para jugar al fútbol debería estudiar o trabajar”, recordando que “renuncié en su momento a ir a la Selección Española por los estudios. Entraba en la fase final de mi carrera deportiva y quería acabar la universitaria”.

La futbolista dice que “es complicado compatibilizar deporte y estudios en las temporadas de exámenes. A veces he estado saturada y creo que estudiar influyó en mi rendimiento deportivo porque tenía menos tiempo para descansar. Yo he sido constante y estricta con la carrera y creo que me ha ayudado con el fútbol, igual que hacer deporte me ha ayuda con los estudios”.

El dinero

Sergio Sánchez (exjugador de baloncesto / director comercial de W2A y Programa American Dream), reconoció que durante su etapa como jugador de baloncesto, al principio “estaba en una burbuja. Sé la importancia que tienen los estudios, pero eso no lo ves cuando eres deportista. En mi caso, no es que pasara de junior a senior, estando en bachillerato ya me ofrecieron un buen contrato y siendo muy joven empecé a jugar junto a estrellas del baloncesto”.

“No pensaba en un plan B. Con pocos años ya tienes dinero y es difícil que en ese momento alguien te hable de la realidad del deporte. En mi caso, reaccioné antes de retirarme para salir de esa burbuja, me di cuenta de que tenía tiempo para jugar y estudiar”, significó, y tiene claro que “con un plan B, vas a rendir más en el mundo del deporte”, aunque cree que muchos deportistas no superan el barranco “que aparece en un momento dado. Los estudios son importantes para saber que puedes hacer algo más en la vida; el deporte transmite unos valores que son importantes”.

Vivir otras realidades

Mientras, Javier Arizmendi (exfutbolista y asesor financiero) comenzó diciendo que “se debe estudiar y yo le di continuidad durante mi carrera deportiva, nunca dejé de hacerlo. Hay que tener siempre el motor encendido mientras transcurre la deportiva, puedes alargar la académica al mismo tiempo. Es importante salir de la burbuja, vivir otras realidades, ya sea en el ámbito académico u otro. Se trata de pisar el suelo…”.

El exfutbolista reconoció que “no me gusta que un futbolista joven diga ‘no sé hacer otra cosa que jugar al fútbol’. Son excusas negativas. A mí, por ejemplo, no me costó estudiar. Intenté en todo momento no perder el hábito y poco a poco pude ir sacando las asignaturas”.

Patrocinadores