• +34 91 3143030
Logo

Noticias

Así se desarrolló el seminario ‘El ejercicio de la actividad profesional del fútbol’ organizado por AFE

La sede de la Asociación de Futbolistas Españoles fue este pasado martes 24 de septiembre un lugar de debate, reflexión y análisis sobre diferentes cuestiones de vital importancia para el colectivo de futbolistas, también para el deporte en general. En su afán, también como parte fundamental, de implicar a diferentes instituciones deportivas en cuestiones de interés para los/as futbolistas, nuestra asociación organizó el seminario ‘El ejercicio de la actividad profesional del fútbol’, una jornada en la que diferentes ponentes aportaron sus conocimientos y experiencia para debatir sobre el entorno profesional en el que tienen lugar la actividad del y la futbolista.

Participaron en esta intensa jornada, dirigida por María José López (codirectora de la asesoría jurídica de AFE) y Gonzalo de Medinilla (codirector de la asesoría jurídica de AFE), las siguientes personas: Diego Rivas (secretario general de AFE), Carme Chaparro (periodista y escritora), Juan de Dios Crespo (abogado especialista en derecho deportivo), Alexandra Gómez (asesora jurídica de FIFPro), los exfutbolistas Juan Manuel Asensi y Manu Sarabia, las jugadoras en activo Saray García (Rayo Vallecano) y Alicia Fuentes (CE Seagull Badalona), Juan Grangel Vicente (director de la Oficina Nacional de Lucha contra el Fraude), Macarena Montalbán Gordon (jefa de la Unidad de Lucha contra la Discriminación), María Tato (abogada y vicesecretaria de la junta directiva del Athletic Club), Andreu Camps (secretario general de la Real Federación Española de Fútbol) y Pedro Malabia (director de fútbol femenino de LaLiga). La clausura fue protagonizada por Mariano Soriano (director general de Deportes del Consejo Superior de Deportes).

AFE estima que es un momento adecuado para abrir un serio debate sobre la realidad laboral de los/as futbolistas, normalizarla plenamente. Son diferentes, especiales, relaciones laborales sometidas al Real Decreto 1006/1985, de 26 de junio, también al Estatuto de los Trabajadores. Lo cierto es que, desde hace años, el reconocimiento de los/as futbolistas profesionales viene siendo conceptuado más por la competición en sí que por la actividad laboral. En este sentido, nuestra asociación ha denunciado en diferentes oportunidades todo lo que tiene que ver con el denominado trabajo no declarado. Así, muchos/as futbolistas, pese a desempeñar una actividad laboral, no están dados de alta en la Seguridad Social y, por lo tanto, no tienen reconocidos sus derechos laborales.

Pasión, emoción y sentimientos

La apertura de este seminario, en el que participaron personalidades de gran relevancia y expertos en la materia abordada, corrió a cargo de Diego Rivas, secretario general de AFE, que destacó que estas jornadas sirven para “compartir alrededor intereses comunes y abordar cuestiones que nos afectan a todos”, porque “el fútbol es pasión, es emoción y sentimiento, igual que es deporte y juego, pero también es oficio y profesión”.

Diego Rivas recordó “los desafíos que tenemos por delante, como ese Convenio Colectivo pendiente para que nuestras compañeras compitan en igualdad; tenemos el desafío del día después y de facilitar esa transición vital en unas carreras que no siempre son tan largas como uno querría, ni tan exitosas como a uno le gustaría”, y recalcó que nuestra asociación quiere “poner la lupa sobre cuestiones jurídicas porque al final hablamos de derechos, deberes y obligaciones; asuntos como la lucha contra la discriminación y la lucha contra el fraude, o la necesaria defensa del futbol femenino. Cuestiones que no siempre encuentran el hueco suficiente cuando hablamos de fútbol”.

“AFE, ya con casi 10.000 afiliados/as, es un sindicato con una larga historia. Nació hace 41 años, en 1978. Luchando por cuestiones como la abolición del derecho de retención, la inclusión en la Seguridad Social o la supresión del límite de edad para jugar en Tercera División… Peleando para que se reconociera al deportista y al futbolista como un trabajador; con sus derechos y obligaciones, y con un marco definido de relaciones laborales. Hoy somos ya en torno a 10.000 afiliados y afiliadas las que formamos parte de esta gran familia”, terminó diciendo Diego Rivas.

El alegato de Carme Chaparro

Periodista y escritora, Carme Chaparro dio inicio a esta jornada jurídica, centrándose en las dificultades que se encuentran las mujeres en un mundo como el del fútbol. Puso el ejemplo de su hija Laia, que “cuando era una niña quería jugar al fútbol, quería jugar con los niños” y tuvo muchos obstáculos para conseguirlo porque “la sociedad diferencia” en este tipo de cuestiones. Recordó que “los campos de fútbol de los colegios siempre están llenos de niños, mientras las niñas están en un rincón”, fuera del rectángulo de juego y realizando otras actividades.

La periodista cree fundamental que “las futbolistas sean ejemplo” para las niñas, “que no piensen que ninguna mujer puede llegar a ser como Messi o Cristiano Ronaldo”, aunque subrayó que “la visibilidad entre chicos y chicas es diferente”. Entiende Carme Chaparro, y puso algunos ejemplos, que muchas veces “se quita la ilusión por jugar al fútbol a muchas niñas”, recordando que “de cada 100 noticias de prensa deportiva, sólo un 5% está relacionado con las mujeres y muchas veces no es para hablar de cuestiones meramente deportivas”, exponiendo diferentes titulares de marcado carácter machista.

“La próstata es universal y los ovarios son cosas de chicas”, con esta frase quiso la periodista ejemplificar la discriminación que existe en la sociedad. Eso sí, para acabar dejó claro que “el fútbol tiene cosas maravillosas y las futbolistas pueden conseguir con su esfuerzo muchas cosas. Hay que apoyarlas con el fin de que las niñas quieran ir a los estadios y quieran ser jugadoras algún día”. “No es sólo en el fútbol, hay discriminación en muchas profesiones. Por ello es importante que los futbolistas apoyen a sus compañeras en sus reivindicaciones”, remató.

Juan de Dios Crespo y la indemnización

La ponencia ‘El concepto de la indemnización desde el punto de vista laboral en el ámbito del deporte’ fue protagonizada por Juan de Dios Crespo, prestigioso abogado especialista en derecho deportivo.

Juan de Dios Crespo destacó diferentes claves sobre esta cuestión, “quién debe pagar el 15% al futbolista si es cedido o traspasado a un club extranjero”, cómo “intercambios de jugadores se disfrazan como si fueran traspasos”, subrayando que muchas veces “se paga una cantidad ínfima” en este tipo de casos. Considera por ello que el futuro Convenio Colectivo debe ser “más potente para el futbolista”, que se consiga, entre otras cosas, “una indemnización adecuada para el jugador” o en el que también se regularicen los desplazamientos.

El reputado abogado cree que “al finalizar el contrato, el futbolista debe ser indemnizado, como cuando se le da un finiquito a un trabajador” si hablamos de cualquier empresa. Juan de Dios Crespo dio sus claves a la hora de ejecutar lo estipulado en una cláusula de rescisión o simplemente traspasar al futbolista, “dos cosas que nada tienen que ver”. Habló de las cláusulas de rescisión abusivas, así como el derecho del futbolista a percibir un dinero por daños y perjuicios por no tener licencia para jugar.

El Convenio Colectivo de las futbolistas

Para dar por concluida la sesión matinal, tuvo lugar la mesa redonda ‘Convenios colectivos, papel del sindicato’, moderada por María José López (codirectora de la asesoría jurídica de AFE), y en la que participaron Alexandra Gómez, asesora jurídica de FIFPro (Federación Internacional de Futbolistas Profesionales), los exfutbolistas Juan Manuel Asensi y Manu Sarabia, y las jugadoras en activo Saray García (Rayo Vallecano) y Alicia Fuentes (CE Seagull Badalona).

María José López abrió la mesa redonda recordando las negociaciones que se llevan produciendo desde finales del año pasado para conseguir un Convenio Colectivo para las futbolistas de Primera División, haciendo un paralelismo con los hombres. “Hace 40 fueron ellos y ahora son ellas las que están luchando por sus derechos”, recordó la abogada. “La solidaridad dentro de un vestuario es fundamental”, apuntó como arma básica para que se firme cuanto antes un Convenio Colectivo para el fútbol femenino.

El vigor de AFE

Juan Manuel Asensi, fundador y expresidente de AFE, reconoció que en su época “las pasamos ‘canutas’ porque no había nada. Gracias a Juanito se fundó AFE, cuando nos reunió a los internacionales para explicarnos los problemas que padecían los futbolistas. La clave es que nos unimos todos porque así somos más fuertes, como dice el eslogan de AFE”. “Lo pasamos mal, pero conseguimos muchas cosas. A mí, hasta me amenazaron con llevarme a la cárcel con la primera huelga, pero aguantamos”, recalcó.

El que fue legendario jugador del Barcelona y de la Selección Española se siente “orgulloso de AFE, de todo lo que ha logrado, de lo que tienen ahora los futbolistas y que no teníamos nosotros. Por ello, ahora hay que estar al lado de las chicas, que saben que su sindicato va a estar cerca de ellas”. “Si no estamos unidos, no conseguiremos nada”, enfatizó al referirse a la situación de las mujeres y del camino que deben seguir para que sus reivindicaciones sean atendidas con hechos.

Convenio Colectivo… ya

Alicia Fuentes, tras 25 años jugando al fútbol, pasando por ocho clubes, ha visto “cómo ha evolucionado el fútbol femenino, pero en mi caso sólo he cotizado cuatro años. Por ello necesitamos urgentemente un Convenio Colectivo, tener unos derechos, una seguridad laboral”. “Me quiero retirar con el Convenio Colectivo firmado”, sentenció.

Mientras, Manu Sarabia recordó los inicios de AFE, “cuando empezó a cambiar el fútbol español para bien de los futbolistas. Aunque éramos unos ‘privilegiados’, éramos unos esclavos por el derecho de retención que imperaba, algo muy duro para el jugador. Teníamos la sensación de no tener derecho a nada. Pero el futbolista de élite demostró que es solidario y generoso”.

El ex del Athletic Club y de la Selección Española lanzó un mensaje a las futbolistas: “Los futbolistas os van a ayudar, van a estar con vosotras. Eso sí, tenéis que mostrar unidad y fortaleza. AFE tiene mucha fuerza por la unión de todos y todas las que lo forman. Su papel es fundamental. La verdad es que estoy encantado de que el fútbol femenino forme parte del sindicato”.

La fuerza de las jugadoras

Con muchos años en la élite, Saray García cree que “el fútbol femenino siempre se ha visto como algo amateur. Siempre hemos jugado con pasión y las condiciones eran lo de menos. Pero ha llegado un momento en el que eso no vale… Entra en juego AFE y ahora todo el mundo quiere saber qué pasa”.

La futbolista del Rayo Vallecano piensa que “es muy importante que se profesionalice el fútbol femenino. ¿Quién no ha visto un partido de mujeres? Las niñas ya tienen su equipo favorito y sus jugadoras favoritas”. “Nos está resultando complicado firmar el Convenio Colectivo, aunque AFE pone medios y armas para luchar. Debería estar ya firmado… La fuerza debe estar en las jugadoras, pero no somos conscientes de esa fuerza que tenemos”, subrayó.

“Es muy importante que tengan un Convenio Colectivo, que no muchos países lo tienen”, resaltó Alexandra Gómez. Recordó que selecciones como las de Noruega, Finlandia o Nueva Zelanda lo tienen, y considera fundamental “el respaldo de los futbolistas, aunque sea con un simple tuit, una publicación en Instagram o una publicación en Facebook”. Estima que el colectivo “necesita una estructura que lo respalde” con fuerza, aunque pone en valor que “ahora las jugadoras tienen un gran apoyo internacional”. “AFE es muy importante para FIFPro”, dijo para dejar claro que el sindicato internacional estará siempre cerca de las futbolistas.

Contra el fraude, apuesta por la igualdad

La jornada vespertina comenzó con la ponencia ‘La lucha contra el fraude laboral: condición de deportistas profesionales y trabajo a tiempo parcial’, que corrió a cargo de Juan Grangel Vicente (director de la Oficina Nacional de Lucha contra el Fraude). “Este asunto es muy importante para AFE; no sólo nos afecta como sindicato, también al deporte en general”, apuntó María José López.

Juan Grangel explicó de manera pormenorizada a qué se dedica la oficina que dirige, cómo se realizan las inspecciones de trabajo, cómo se protege la maternidad de la trabajadora o se previenen los riesgos laborales y, por encima de todo, “saber quién tiene una relación laboral y quién no” en cualquier ámbito. Entre otras cuestiones, señaló, “analizamos la jornada laboral, los descansos, las vacaciones, los permisos, la salud en el trabajo, los accidentes…”. Explicó que la oficina que dirige puede entrar libremente en un centro de trabajo para realizar una inspección, igual que pueden citar a un deportista sin que lo sepa el club al que pertenece, club al que llegado el caso pueden sancionar. “Por ejemplo, actuamos con los apartamientos de futbolistas o con casos de incapacidad por una lesión”, comentó. “Un club no puede tener un jugador a jornada completa y otro al 20 por ciento, eso no casa”, dijo.

“Hay que empezar a sensibilizar a los clubes de Segunda B, Tercera o del fútbol femenino, pues hay muchos/as futbolistas profesionales” en estas categorías. “Nuestro objetivo no es sancionar, es solucionar problemas y luchar por un trabajo digno”, subrayó. Y destacó que “hemos detectado falsos autónomos en clubes, aunque es poco habitual”. Centrado en el ámbito del fútbol, dejó claro que “nada tiene que ver una relación laboral con la ficha federativa”, y considera que es fundamental para las mujeres que se firme un Convenio Colectivo “para dar seguridad a las partes”.

A continuación, Macarena Montalbán Gordon (jefa de la Unidad de Lucha contra la Discriminación) tomó la palabra para hablar sobre ‘La perspectiva de género en el fútbol: condiciones de trabajo de las futbolistas profesionales’. Apeló a los artículos 14 y 35 de la Constitución, igual que al Estatuto de los Trabajadores, que “protege a la mujer trabajadora con sus derechos bien definidos”.

“Los deportistas profesionales, como cualquier trabajador por cuenta ajena, tienen sus derechos y obligaciones”, afirmó, considerando que “es importante un Convenio Colectivo en cualquier ámbito laboral y más cuando hablamos de discriminación por género”, haciendo un repaso a determinados artículos de la ‘Ley de prevención de riesgos laborales’, la ‘Ley orgánica de Igualdad’ y la ‘Inspección de trabajo y Seguridad Social’ para dejar sentado que “todo está enfocado para que haya igualdad de trato”. “La denuncia es muy importante en materia de igualdad”, dijo para acabar.

Puntos de encuentro

‘Ligas profesionales y ligas no profesionalizadas’, sobre esta interesante cuestión se debatió en una mesa redonda moderada por Gonzalo de Medinilla (codiretor de la asesoría jurídica de AFE), participando María Tato (abogada y vicesecretaria de la junta directiva del Athletic Club), Andreu Camps (secretario general de la Real Federación Española de Fútbol) y Pedro Malabia (director de fútbol femenino de LaLiga). El Convenio Colectivo que se está negociando para las futbolistas de Primera División fue la cuestión central que se trató. Se analizó el anteproyecto de la nueva Ley del Deporte, “de la importancia que se le da en la mismo a potenciar el deporte femenino”, recordó Gonzalo de Medinilla, destacando que “desde AFE luchamos por una normativa que vele por los derechos de las futbolistas y con un salario mínimo”.

Todas las partes están de acuerdo en hacer los esfuerzos necesarios para hacer realidad dicho convenio. María Tato cree que “hay que poner en valor el fútbol femenino. En nuestro club, el Athletic, somos adalides de varios aspectos que se contemplan en ese anteproyecto. Se habla de un estadio intermedio, las ligas profesionalizadas, a camino entre una liga profesional y una amateur, que son las que se contemplan en la ley vigente. Los clubes necesitamos del apoyo de las federaciones. Está claro que la situación actual del fútbol femenino no puede seguir así, vamos con retraso. Nosotros pedimos dedicación exclusiva por parte de las futbolistas”. “Hay que reconocer el trabajo hecho por la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino, pero para alcanzar acuerdos se requiere del trabajo de todos los actores, que haya sintonía entre ellos. Y todo pasa por un Convenio Colectivo porque es necesario”.

Mientras, Pedro Malabia cree que “dicho anteproyecto introduce cuestiones interesantes y necesarias. Está claro que la liga femenina no alcanzó todo lo necesario para ser una liga profesional. No podemos aspirar a ello, pero sí a una categoría intermedia”, pidiendo “un reconocimiento al papel desempeñado por los clubes en el desarrollo de la competición, poniendo más medios y recursos al servicio de las futbolistas. Es necesario un crecimiento estable y queremos que se firme un Convenio Colectivo. Hay que llegar a un punto intermedio entre liga y federación, que todas las partes entiendan eso”.

Por su parte, Andreu Camps sostiene que “es necesaria una nueva ley porque todo ha evolucionado. Lo esencial en esta cuestión es si realmente las futbolistas van a ser profesionales o no. Además, se tiene que definir un modelo organizativo y el núcleo vertebrador debe ser la federación. Insisto, se trata de que las jugadoras vivan del fútbol”.

El cierre de Mariano Soriano

La clausura fue protagonizada por Mariano Soriano (director general de Deportes del Consejo Superior de Deportes), que recalcó que “hay que afrontar sin miedo la profesionalización del deporte. Debemos ser valientes y sacar los retos adelante entre todos, empezando por cuidar la relación laboral de los/as deportistas. Considero que las estructuras deportivas deben ser muy rigurosas”.

Mariano Soriano cree que “la profesionalización debe ser mesurada, estable y equilibrada, que el crecimiento sea paulatino y progresivo, dando seguridad jurídica al deportista, como por ejemplo a las futbolistas con un Convenio Colectivo”. “Falta por definir esa categoría intermedia entre la profesional y la amateur en ese anteproyecto, y tengo claro que es necesario que estén unidas federaciones, ligas y asociaciones de deportistas”, subrayó para acabar.

Patrocinadores