InicioMundo AFEEntrevista a Irene Paredes: “Todavía cuesta que la sociedad se tome en serio el fútbol femenino”

Entrevista a Irene Paredes: “Todavía cuesta que la sociedad se tome en serio el fútbol femenino”

Entrevista a Irene Paredes: “Todavía cuesta que la sociedad se tome en serio el fútbol femenino”

Siendo una adolescente se encontró en un cruce de caminos. Tocaba elegir una senda en la que internarse, una apuesta que podía cambiar su vida por completo, como así sucedió. Irene Paredes Hernández (Legazpia, Guipúzcoa, 4 de julio de 1991) había brillado en el tatami haciendo judo, igual que el atletismo también había formado parte de su vida diaria. Pero el balón la había atrapado con fuerza y se la jugó con el fútbol. La decisión fue todo un acierto y hoy la defensa es una de las grandes referencias del fútbol femenino español.

Con 17 años dio el primer gran salto en su carrera deportiva, cuando del Zarautz pasó a la Real Sociedad. Tras tres exitosos años en San Sebastián, cambió la camiseta blanquiazul por la rojiblanca del Athletic Club. Cinco años en Bilbao en los que su progresión fue constante, lo que la llevó a fichar por al París Saint Germain, uno de los grandes del fútbol europeo. En Francia ha confirmado su categoría, lo que la llevó a convertirse en 2017 en la primera futbolista española en formar parte del once ideal de FIFPro (Federación Internacional de Futbolistas Profesionales). Un logro sólo al alcance de las mejores.

En este segundo número de ‘O11CE Metros’, Irene Paredes hace un repaso a su carrera deportiva, también analiza el imparable crecimiento del fútbol femenino en España, aunque dejando claro que todavía queda un largo camino por recorrer para mejorar las condiciones de las mujeres en un mundo dominado por el hombre.

¿Cuál es el primer recuerdo que tienes sobre el fútbol? 

Pues el estar jugando en una plaza que había al lado de mi casa; no sé cuántos años tendría, 3 o 4.

¿Cuándo tuviste claro que querías ser futbolista? 

Pues simplemente disfrutaba jugando, no me lo propuse como tal hasta que me fichó la Real Sociedad. Antes solo disfrutaba jugando y no pensaba más allá.

¿Alguien te señaló por querer ser futbolista, te instó a que te olvidaras? 

Sí, he tenido que escuchar muchas cosas a las que no he hecho caso ni he dado importancia. Simplemente he seguido jugando porque es con lo que disfruto.

¿Qué fue fundamental para poder cumplir tu sueño?

El apoyo de mi familia en todo momento.

¿Tu familia lo entendió sin problemas? 

No hay nada que entender, simplemente apoyar y animar a alguien a que siga haciendo lo que le gusta.

¿Percibes que ya se mira con cierta normalidad a una niña que juega con un balón o todavía queda mucho camino por recorrer?

Ahora es mucho más común, no es raro y se agradece mucho. Además, así hay opciones donde jugar y desarrollarse con mejores condiciones de lo que lo hacíamos antes. De todas formas, espero que además de normalizarse, las condiciones se equiparen en cuanto a campos, horarios, entrenadores/as, etc.

¿Quiénes fueron tus grandes referencias y por qué?

No he sido de tener referentes. Sobre todo, me ha gustado jugar, pero sin fijarme en nadie en concreto.

¿Qué supone estar en el once FIFPro?

Pues una sorpresa y una alegría inmensa, es uno de los mejores premios individuales a los que se puede optar en el fútbol.

¿Ese reconocimiento tiene más valor de lo que la gente se piensa?

Tiene el valor que tiene, es decir, creo que el valor de las votaciones de tus propias compañeras de oficio es suficientemente grande como para tenerlo en cuenta.

El fútbol femenino crece mucho en España, pero ¿cuál crees que debe ser la hoja de ruta para dar un paso determinante?

El apoyo de las instituciones en cuanto a posibilitar situaciones parejas a las de los hombres; y con eso me refiero a las siguientes cuestiones: instalaciones, horarios, personal, formación, visibilidad, apoyo económico, reducción de equipos en Primera y Segunda división…

¿Ha costado demasiado que la sociedad se tome en serio el fútbol femenino en España? 

Sí, y sigue costando, ya que a pesar de que se van dando pasos por la igualdad, España sigue siendo un país machista.

¿Sientes que algunas futbolistas comienzan a ser referencias de las nuevas generaciones?

Sí, las nuevas generaciones ya tienen referentes, lo cual ayuda a la motivación y al desarrollo de las mismas.

¿Sería importante que entrenadores habituales del fútbol masculino se pasaran al femenino? ¿Mejoraría la formación de las futbolistas y crecerían los equipos? ¿Sería fundamental para el crecimiento del fútbol femenino?

Para que haya buenas futbolistas, es imprescindible que se les proporcionen buenas condiciones, y entre ellas está el que haya buen@s entrenador@s. Lo más importante es que sean buenos, no importa tanto de donde vengan, sino que estén al nivel adecuado.

¿Qué significó que AFE permitiera afiliarse a las mujeres en nuestra asociación?

Supuso un paso muy grande para el fútbol femenino, sobre todo para las futbolistas. Era totalmente necesario, y tras años de esfuerzo se logró. Tener un sindicato que te respalde es primordial para asentar bases y poder seguir creciendo.

¿Cuándo crees que España estará lista para aspirar a ganar un Mundial?

Se viene haciendo buen trabajo y se refleja en cómo ha crecido la selección española en los últimos años, pero vamos con retraso en cuanto a potencias mundiales como Estados Unidos, Alemania, Francia, Inglaterra, etc. Como he citado anteriormente hacen falta más cambios y hace falta que se crea y se apueste de verdad. Espero que a corto plazo la selección esté preparada para poder competir contra dichas potencias.

¿Una futbolista española debe emigrar para crecer como futbolista? 

Es una opción que algunas futbolistas hemos escogido. En España la liga va creciendo y te puedes desarrollar, pero todavía no es una de las mejores del mundo. En España hay mucho talento, pero si te quieres desarrollar de manera más global hay que salir fuera y aprender otro fútbol.

¿Te ves jugando en España a corto plazo o tu carrera ya está enfocada en hacerlo en el extranjero?

No tengo nada planeado, cuando llegue el momento de decidir, valoraré opciones e intentaré elegir la mejor para ese momento.

¿Cuáles son las grandes diferencias que has notado entre el fútbol femenino en Francia y en España?

Sobre todo, el aspecto físico y el ritmo de juego. Al ser la gente más fuerte y más rápida, hace que el juego sea más rápido y que haya que tomar decisiones con más agilidad.

¿Sientes que has mejorado desde que juegas en Francia?

Eso se ve mejor desde fuera, pero creo que el adaptarse a otra liga siempre suma.

¿Allí os tratan como auténticas profesionales?

Sí, pero no pasa con todos los equipos de la liga. Somos 3 o 4 clubes los que estamos trabajando en esas condiciones.

¿Cómo es un día cualquiera en París?

A primera hora de la mañana, a las 8:30, acudo al lugar de entrenamiento a desayunar. Tras hacer trabajo preventivo en el gimnasio, a las 10:30 comienza el entrenamiento. Pero los días varían dependiendo de la semana, pudiendo entrenar por la tarde o doblar sesión. Los días que tengo libre, por la tarde intento aprovechar para seguir descubriendo París y recibir clases de francés.

Te has unido al proyecto de Juan Mata, ¿qué espera del mismo?

Espero que se sume mucha más gente y clubes, y que sirva para crear conciencia y poder ayudar a muchísima gente que no tiene la misma suerte que nosotr@s mediante la industria del fútbol.

¿No cree que hay poca solidaridad en el mundo del fútbol, que todavía queda mucho por hacer?

Conozco a gente en el mundo del fútbol que apoya diferentes causas de manera solidaria; pero sí es cierto que con todo lo que mueve el fútbol (valores, gente, dinero…), lo que le convierte en un arma muy potente, se podría utilizar para ayudar a cambiar el mundo, sobre todo ayudando a la gente menos favorecida. El que haya gente involucrada, demuestra que hay personas que tienen ganas y apuestan por ello, por lo que espero que cada vez seamos más.

]]>

Compartir: