InicioDeportivoVivar Dorado, entrenador de la Selección AFE para el torneo FIFPro 2019: “El escaparate que se pueda ofrecer a estos chicos a nivel internacional es muy positivo”

Vivar Dorado, entrenador de la Selección AFE para el torneo FIFPro 2019: “El escaparate que se pueda ofrecer a estos chicos a nivel internacional es muy positivo”

Vivar Dorado, entrenador de la Selección AFE para el torneo FIFPro 2019: “El escaparate que se pueda ofrecer a estos chicos a nivel internacional es muy positivo”

Quiero vincularme a los banquillos al 100%”. Con esta firme determinación, Ángel Manuel Vivar Dorado (Madrid, 12 de febrero de 1974) inicia su periplo como entrenador al frente de la Selección AFE, que disputará este mes de julio el FIFPro Tournament en Lisboa, así como un stage previo de concentración en Polonia.

El que fuera centrocampista del Leganés, Tenerife, Racing de Santander, Rayo Vallecano, Getafe, Valladolid y Albacete, afronta este nuevo reto con ilusión y con su dilatada trayectoria en la élite de nuestro fútbol como cimientos para dirigir a los jugadores que estarán a sus órdenes durante las próximas semanas.

¿Qué te ha animado a dirigir a la Selección AFE en este torneo FIFPro?

Me he animado a dirigir a la Selección AFE en este torneo porque me parece una experiencia muy bonita, especialmente teniendo en cuenta que quiero empezar en los banquillos y quiero entrenar. El tratamiento que se da a estas jornadas es muy profesional, y la sensación que te deja AFE por como realiza las cosas también te anima a que sea una experiencia bonita.

¿Qué te parece que desde AFE se lleven a cabo iniciativas como ésta para ayudar a los futbolistas que ahora mismo no tienen equipo a que sí puedan encontrar un club?

Me parece una iniciativa no solo muy positiva sino muy de agradecer. Significa que AFE está apoyando a estos jugadores que lo necesitan, y al final creo que es el objetivo, lo más interesante y lo más bonito de esta experiencia para unos jugadores que van a vivir en un entorno semiprofesional por cómo se encaran estas jornadas.

Son jugadores que están sin equipo, de distintos perfiles, algunos no se conocen entre ellos…quizá es un trabajo más similar al de un seleccionador. ¿Supone esto un reto para ti?

Sí, claro, supone una manera de trabajar distinta a la que tienes en un equipo habitual. En un equipo habitual llega la pretemporada y la utilizas para conjuntar a esos jugadores, muchos de ellos se conocen, tienes tiempo, empiezas a competir con un mes mes y medio vista, y aquí desde el principio vamos a competir y efectivamente tenemos que aunar todas las sensibilidades que tengan los chicos, todas las experiencias, aunarlas en una idea. Desde el segundo día estamos jugando ya un partido, no tenemos mucho margen tampoco para trabajar y entrenar, entonces sí es una experiencia y un reto que desde el principio nos hace estar a todos muy atentos.

¿Y qué se hace para motivar a jugadores que ahora mismo están sin equipo, y algunos de los cuales llevan tiempo sin jugar?

Creo que la motivación será lo más sencillo, porque los que vienen a estas jornadas es porque ellos quieren y lo desean, y además es en una situación que también va a implicar una experiencia muy bonita para ellos. Creo que la motivación no será difícil. Ya solo el entorno, las circunstancias, el poder volver a jugar si es que vienes de unos meses de no hacerlo, de por sí al jugador es lo que le motiva y lo que le apetece. Creo que será más complicado el reto de comportarnos desde el principio como un equipo y que nos movamos como tal.

La Selección AFE en ediciones anteriores ya se ha proclamado campeona del Torneo FIFPro. Quizá esto haga que los jugadores quieran ser más competitivos para conseguir igualar ese objetivo…

Sí, la competición y la competitividad que ya viene intrínseca con los partidos se va a manifestar desde el principio, y además es una parte de nuestro trabajo. Sabemos que, en el fútbol profesional, semiprofesional, estamos para competir desde el primer minuto prácticamente.

Este año el stage previo de concentración es en Polonia y luego el torneo es en Lisboa. Esto supone, aparte de una posibilidad para los jugadores para mantener el ritmo de competición, también un escaparate para ellos a nivel internacional, para que ojeadores de distintos países se fijen en ellos…

El escaparate que se pueda ofrecer a estos chicos a nivel internacional es muy positivo. España y sus jugadores llevan tiempo abriéndose al fútbol europeo, asiático, etc. Se está exportando mucho jugador español, con lo cual el hacer una pretemporada en Polonia, un torneo en Portugal, significa que también tienes más posibilidades, más margen para que a los chicos los vean, y más oportunidades de posibles contrataciones de otros equipos.

Durante tu etapa como futbolista jugaste muchos años en Primera División. ¿Cómo crees que tu experiencia como futbolista puede ayudar a estos chicos y qué esperas poder transmitirles?

Al final mi experiencia como futbolista también me creará unos conocimientos, unas maneras y unas pautas de actuar como entrenador. Efectivamente, lo que hay que hacer es utilizar estas vivencias para que a ellos les ayude con la experiencia que haya podido adquirir y desarrollar, y por supuesto que siempre te nutres de eso. Espero que al final les pueda ayudar en este sentido y, sobre todo, hacerlos mejores jugadores.

Inicias ahora tu periplo en los banquillos. ¿Te gustaría dedicarte a ello al 100% en el futuro o valoras también otras opciones profesionales?

La opción principal y la primera valoración para mí son los banquillos. A todos los que nos gusta el fútbol, en cualquier aspecto que estemos vinculados nos va a atraer, pero para mí significa ahora que quiero vincularme al 100% en los banquillos y esa es la idea.

¿Dónde te gustaría verte de aquí a diez años?

He tenido la suerte como jugador de disfrutar del fútbol profesional al más alto nivel y es lo que más me atrae. La competición pura y dura, esa adrenalina que parece que crea cierta adicción, y es mi meta y es donde me gustaría verme dentro de diez años, compitiendo al nivel más alto que se pueda llegar.

Compartir: