InicioDeportivoCamacho, mentalidad atacante para encarar siempre la portería contraria

Camacho, mentalidad atacante para encarar siempre la portería contraria

Mario Camacho

Camacho, mentalidad atacante para encarar siempre la portería contraria

Nació en Venezuela y desde muy chico se dedicó a dar patadas al balón. Con 11 años, se vino con su familia a vivir a España y nada más llegar siguió con su pasión por el fútbol. Mario Camacho Guevara (Caracas, Venezuela, 13 de septiembre de 1994) es un habilidoso delantero que, a su llegada a Madrid, comenzó “a jugar en el equipo de fútbol sala de mi colegio, en el barrio de La Prosperidad. Cuando empiezo a tomármelo más en serio es cuando llego a la categoría de Cadete y juego en un equipo, el C.D. Canillas, que participa en la competición autonómica de Madrid”.

Ese mismo año Camacho se da cuenta de que el fútbol es lo suyo, sobre todo cuando sus entrenadores deciden subirle al Juvenil B teniendo edad todavía de Cadete. En su tercer año de juvenil, participa en División de Honor con el Adarve, otro club madrileño de tradición, y “esa temporada se me da muy bien”, recuerda. “Fue entonces cuando empiezo a pensar que realmente me puedo dedicar al fútbol”, añade.

Con su vida ya encaminada a practicar este deporte, Camacho decide salir de la comunidad de Madrid y, con 20 años, se marcha a tierras valencianas para fichar por el C.D. Utiel. “Fui a hacer una prueba, me la jugué y me fue bastante bien; al año siguiente me fichó el Ontinyent”, explica. Inició entonces una amplia trayectoria que le ha llevado a recorrer buena parte de la geografía española, para conocer de primera mano la Tercera División en equipos como la Gimnástica Torrelavega, Urraca, Pinatar, Recambios Colón, Villaverde, Tarancón, Villacañas e Illescas.

Goles en el Tarancón

Es en Cuenca, en el C.D. Tarancón, donde Camacho milita tres temporadas y alcanza sus mejores logros. Cuenta que en este equipo es “donde mejor me he encontrado y donde más continuidad tuve, aunque el año que estaba marcando más goles fue el de la pandemia y la competición paró. La temporada siguiente jugué casi todo y no nos fue mal, llegamos a jugar las eliminatorias del ‘play-off’ y nos ganaron en semifinales”.

Su último club ha sido el C.D. Illescas, en el que Mario Camacho ha estado “muy bien. Me encontré con un cuerpo técnico y unos compañeros con muchas ganas de trabajar, con ambición; un equipo bastante joven y al final jugamos los ‘play-offs’, un gran mérito que conseguimos con el esfuerzo y el trabajo diario, aunque fue una pena que nos eliminaran en primera ronda”.

La demarcación en la que Camacho se encuentra más cómodo es en la posición “de extremo, en cualquiera de las dos bandas, pero por mis cualidades también puedo jugar de mediapunta. Soy un jugador que me gusta encarar, me gusta ir siempre hacia delante, ser rápido con la pelota. Soy zurdo y lo que trato es de llegar siempre a la portería contraria”.

Conoce Sesiones AFE a través “de las charlas que nos dan los delegados de la zona. Este verano no me había llegado ninguna oferta concluyente y decidí apuntarme. Había escuchado que estaba muy bien, me informé y vi que todo era muy serio y profesional, así que quería probar esta experiencia porque seguro que merecía la pena”.

Nivel ‘top’

Y una vez que Camacho ya forma parte de esta Selección AFE Fútbol, la preparación le está pareciendo “increíble. Es todo mucho mejor desde dentro, es un nivel ‘top’. No me arrepiento de haber venido y estoy muy bien aquí”. Después de la primera semana de sesiones de entrenamiento y del partido contra el Villarreal C, es sincero y comenta que “personalmente me encuentro satisfecho, aunque bastante fatigado. Llevaba bastante tiempo sin entrenar a alta intensidad, pero estoy bien y, sobre todo, el equipo y los compañeros ayudan bastante”.

Camacho tiene en mente encontrar un nuevo club gracias a Sesiones AFE, de las que también se va a llevar “la manera en la que se trabaja aquí, la ilusión que hay detrás de todo esto. Agradezco muchísimo toda la planificación que hacen las personas que lo organizan. Es como tener una pretemporada al más alto nivel, como estar en un equipo profesional”.

Compartir: