InicioDeportivoKike Pina, un lateral “intenso y comprometido” listo para dar el gran salto en su carrera

Kike Pina, un lateral “intenso y comprometido” listo para dar el gran salto en su carrera

Kike Pina

Kike Pina, un lateral “intenso y comprometido” listo para dar el gran salto en su carrera

Lateral izquierdo “intenso, entregado, ordenado y muy comprometido, siempre a disposición de cualquier compañero”, siempre listo “para ayudar a quien sea”, Enrique Pina Calero (Albacete, 17 de febrero de 1997) afronta esta edición XXVI de Sesiones AFE con el objetivo de continuar creciendo como futbolista, con una edad perfecta para dar un impulso importante a su carrera.

Toda su vida ha jugado de lateral izquierdo, aunque es cierto que “algún entrenador me ha adelantado la posición y he jugado de extremo”, explica el defensa, que se fijaba mucho “en Roberto Carlos, al que veía jugar cuando era pequeño. Eso sí, siempre me ha gustado mucho, aunque no sea defensa, David Silva”.

Con 24 años, tiene por delante un largo camino por recorrer, aunque reconoce que “por culpa de la pandemia, la pasada temporada fue muy complicada. Eso sí, tengo la edad perfecta para dar un salto importante porque estoy muy bien física y mentalmente. Creo que es el momento de dar un paso al frente o al menos intentarlo”.

Rumbo a Portugal
Integrado en las categorías inferiores del Albacete Balompié, siendo cadete de segundo año recibe varias ofertas gracias a su gran rendimiento y finalmente ficha por el Málaga C.F. “Me fui solo y mi madre lo pasó fatal”, reconoce. “El primer año fue genial, porque nos proclamamos campeones de España de la Copa Coca Cola, también de Andalucía”.

Su ascenso es imparable y aparece un histórico en su vida, el Benfica de Lisboa. Hace las maletas rumbo a Portugal, pero vive “una etapa complicada porque el cambio es muy grande. Además, me lesiono nada más llegar y estoy de baja cuatro meses más o menos. Se me hizo muy duro… Me recuperé y a la vuelta del verano empiezo a jugar, pero en un entrenamiento sufro la misma lesión. Otros tres o cuatro meses pasándolo fatal…”.

A la vista de la situación, reconoce que “necesitaba estar en España y a pesar de tener contrato con el Benfica, vuelvo al Málaga, aunque tenía otras opciones”. El problema es que al llegar, en Navidad, siendo juvenil de segundo año, no llega a tiempo el transfer internacional y “me quedo seis meses sin jugar” en el equipo filial, que entrenaba Salva Ballesta. “Entreno todos los días, pero sólo jugaba torneos”, recuerda.

Kike Pina recuerda con cariño su vuelta a Málaga, club con el que gana la Copa de Campeones de juveniles, en una final decidida por penaltis ante el Sevilla. Sigue en claro ascenso su carrera y con el equipo filial gana la liga en su grupo de Tercera, aunque el equipo no pudo ascender al quedar cortado en los ‘play offs’.

Segunda B
Es entonces cuando Kike Pina decide hacer las maletas para probar suerte en Segunda B. Primera parada, Mérida, donde su entrenador es Mehdi Nafti, “al que le debo la vida. Viví un año muy bueno a sus órdenes a nivel individual, aunque colectivamente no fue tan bueno. Me sirvió mucho esa experiencia”.

Su buen trabajo llama la atención del Eibar, que le firma un contrato de tres temporadas. Hace la pretemporada con el primer equipo, ya instalado en Primera División, y juega su primer año en el equipo filial, en Segunda B.

Al año siguiente, Mehdi Nafti le recluta para el Badajoz, “un año muy bonito”, aunque varias lesiones musculares le lastran. “Al final jugamos el ‘play off’ de ascenso a Segunda División, pero no logramos el objetivo”. La pasada temporada, tras rescindir el año de contrato que le quedaba con el Eibar, jugó en el Guijuelo.

Este verano, sin concretarse ninguna operación, Kike señala que “me comentaron que me apuntara Sesiones AFE y me eligieron finalmente. Estoy muy agradecido a la Asociación por estar aquí. Los medios son geniales, con médicos, nutricionistas… Nadie en Segunda B los tiene, todo es de diez. El objetivo es estar preparado para cuando llegue alguna oferta”.

Compartir: