InicioDeportivoKevin Lacruz y Sergio Albiol: clásicos de Segunda B

Kevin Lacruz y Sergio Albiol: clásicos de Segunda B

Sesiones AFE

Kevin Lacruz y Sergio Albiol: clásicos de Segunda B

Segunda B, la categoría de bronce. Ochenta equipos, que esta temporada serán 102, con tan solo cuatro plazas para ascender, pero 18 para descender. Una división que exige el máximo de cada futbolista. Batallas farragosas, estadios estrechos y amplios, césped natural y artificial… muchos factores consiguen que cada partido sea único. Esta competición exige muchísimo al futbolista, tanto física como mentalmente, y no es fácil asentarse y ser un clásico.

Kevin Lacruz y Sergio Albiol son jugadores de gran reputación y con mucha experiencia en Segunda B. Formados en la cantera de equipos históricos, llegaron a la categoría de bronce para demostrar su fútbol.

Kevin Lacruz, debut en Primera División

Kevin Lacruz Coscolín es interior derecho, aunque también puede jugar en la mediapunta o por las bandas. Se define como un futbolista “con buena visión de juego, dinámico” y con buena llegada al área contraria. Le gusta el juego asociativo, combinar con sus compañeros para superar líneas y sorprender desde atrás.

Sus facultades no pasaron desapercibidas en el Real Zaragoza. Kevin estuvo nueve años en la cantera maña. Jugaba para el filial cuando Marcelino se fijó en él y le dio la oportunidad en Primera División. Debutó contra el Sevilla en el Ramón Sánchez Pizjuán. “Pude cumplir un sueño”, recuerda.

El partido contra los hispalenses no fue flor de un día. Kevin Lacruz entró en los planes del equipo durante cinco partidos más. Un total de seis encuentros en la máxima categoría del fútbol español, tres de ellos como titular. El centrocampista afirma que el secreto para llegar a tener minutos en Primera es “mucha constancia y trabajo”, dar el máximo en cada entrenamiento desde el primer día hasta el último.

Ocho años en Segunda B

Kevin Lacruz se marchó del Zaragoza para fichar por el filial del Real Betis. Este fue su único año en Tercera División, aunque reveló a qué categoría estaba destinado. Los verdiblancos consiguieron el ascenso a Segunda B, y partir de ahí, no se ha movido de la categoría de bronce.

Kevin ha jugado en tres de los cuatro grupos de Segunda B. Ha pasado por las filas de clubes como el Guadalajara, el Ebro, el Langreo o el Barakaldo. Cree que los tres grupos “son muy fuertes” y “el nivel y la exigencia son cada vez mayores por la calidad de los futbolistas”. Señala el tercero, el del este, como el más competitivo.

El Ebro guarda un muy buen recuerdo de Kevin Lacruz. El futbolista tuvo sus mejores datos goleadores en el club de la capital aragonesa. Disputó 37 partidos en su primera temporada y anotó 10 tantos. “Es una cifra muy buena y estoy dispuesto a repetirla”, exclama.

Sergio Albiol, experiencia en el lateral derecho

Sergio Plaza Albiol es todo un clásico de la Segunda División B. El andaluz juega de lateral derecho, pero también ha actuado en el extremo. Se considera un jugador “físico y rápido”. La potencia física le permite tener proyección ofensiva, pero para él, lo más importante es “ser defensa y mantener la portería a cero”.

La experiencia es otra de las grandes bazas del futbolista. Afirma que gracias a ella toma “el papel de capitán” y ayuda a los más jóvenes en su progresión. Además, confiesa que pese a que en el césped se le ve “con mala leche y cabreado”, después, en el vestuario, es “completamente diferente” y le gusta gastar bromas y fomentar el buen ambiente con sus compañeros.

El lateral creció en la cantera del Málaga. Impuso su liderazgo en el vestuario y fue capitán en casi todas las categorías hasta llegar al Málaga B. Debutó con el filial malaguista en Segunda División.

“Llevo toda la vida en Segunda B”, afirma Albiol, y no le falta razón. El futbolista de 33 años comenzó en la categoría de bronce con 24 años y tan solo ha fallado en la última temporada, que fichó en invierno por el Lorca de Tercera División. El futbolista llegó al equipo lorquino por “las aspiraciones de ascender”.

A lo largo de sus etapas en Segunda B, el malagueño ha vivido temporadas muy buenas. Recuerda sus dos primeros años con el Lucena en los que consiguió disputar dos play off de ascenso. También destaca las dos temporadas en Jumilla. El lateral rondó los 30 partidos en todas ellas.

La última gran temporada de Sergio Albiol fue con el Ontinyent. El lateral fue reclutado por un recién ascendido a Segunda B con aspiraciones altas. Vicente Parra, el técnico, hizo un gran trabajo y formó “un vestuario muy bueno”. El buen hacer se reflejó en el césped y el equipo fue la revelación del Grupo 3. Quintos a solo dos puntos de play off.

Fortaleza mental

La segunda temporada en Ontinyent fue muy diferente. El sueño se tornó en pesadilla cuando el conjunto del Clariano entró en una grave crisis económica que ni tan siquiera le permitió terminar la temporada. “Es complicado manejar la situación en el vestuario. Las cosas dejan de salir, no te apoya la directiva… al final tienes que unirte y sacarlo adelante. El equipo desapareció, pero nosotros queríamos seguir jugando”, explica.

Pese a no percibir salario, los jugadores se unieron e intentaron finalizar la temporada, confiaban en que si el equipo se mantenía en Segunda B podrían encontrar una solución. No fue posible y ni Albiol ni ninguno de sus compañeros pudo terminar.

El lateral esperó una buena oferta que no terminó de llegar y estuvo sin equipo la primera vuelta de la última temporada. Tras pasar por las Sesiones AFE, le sedujo el proyecto de ascenso del Lorca. Sin embargo, la pandemia frenó de nuevo el juego. Albiol tuvo que sacar a relucir toda su fortaleza mental y ahora confiesa que estas dos situaciones le han ayudado a “crecer” y a madurar como futbolista.

Buscan la Segunda B Pro

Sergio Albiol cree que ya ha pasado su mala etapa. El lateral derecho repite en las Sesiones AFE porque “el trato que dan al jugador es magnífico” y después de dos temporadas tan extrañas quiere recuperar su ·nivel físico y técnico dentro del fútbol”.

No se conforma con cualquier cosa. Sergio Albiol es un jugador ambicioso y busca un “equipo que mire siempre para arriba”. Entre sus objetivos está encontrar un club con aspiraciones, como mínimo, de clasificarse a la nueva Segunda B Pro.

Mismo objetivo comparte Kevin Lacruz. El centrocampista tiene como prioridad “encontrar un equipo que tenga como objetivo llegar a la Pro”, pero no descarta otras ofertas. Quiere mostrar su fútbol y está “abierto a todas las opciones, incluso al extranjero”.

Compartir: