InicioDeportivoJesús Berrocal, un delantero para competir al cien por cien en cualquier categoría

Jesús Berrocal, un delantero para competir al cien por cien en cualquier categoría

Jesús Berrocal

Jesús Berrocal, un delantero para competir al cien por cien en cualquier categoría

Jesús Berrocal Campos (Córdoba, 5 de febrero de 1988) es uno de los veteranos en estas Sesiones AFE XXVII. Participó en la invernal del pasado año y también ha vivido la reciente experiencia de proclamarse campeón con la Selección AFE Fútbol en la Korantina Homes Cup. “Lo más importante es que aquí te vuelves a sentir futbolista. Estás en una situación difícil, en la que te ves entrenando solo, aunque en mi caso he podido entrenar con un equipo, pero sin la adrenalina de la competición, que es lo que más nos gusta, y afronto esta experiencia como una gran oportunidad de volver al mundo del fútbol y seguir mejorando físicamente”, explica Berrocal.

Jesús Berrocal estuvo en las Sesiones AFE de invierno del año pasado y “al tercer día tuve la suerte de firmar por un club y no completé la experiencia entera”, recuerda. “Después, en noviembre, en la Korantina Homes Cup fuimos campeones y salió un torneo redondo, tanto a nivel individual como colectivo”, añade.

La carrera como futbolista de Jesús Berrocal comienza muy pronto, cuando abandonó su Córdoba natal para irse a Barcelona: “Me fui con 13 años. Terminé un campeonato autonómico jugando con la selección cordobesa y me salieron varias opciones. Tanto mi familia como yo decidimos que la mejor era la de Barcelona y firmé con el Espanyol, donde me forjé como persona y como futbolista”. Estuvo cinco años y se fue solo a una residencia. Recuerda que “el primer año fue muy duro, pero al final te curtes y te ayuda a crecer, tanto personal como futbolísticamente”. 

Campeón de Europa Sub-19

En aquella etapa Jesús Berrocal era un jugador que destacaba y, junto a futbolistas de la talla de Javi Martínez, Azpilicueta, Montoro o Parejo, se proclamó con España campeón de Europa Sub-19 en el torneo disputado en 2007 en Austria. Él todavía estaba jugando en División de Honor Juvenil y “fue algo impresionante, una experiencia inolvidable. Ya el hecho de representar a tu país en un campeonato europeo es un orgullo, pues imagínate cuando eres campeón y te llevas la medalla de oro. Siempre guardaré un recuerdo especial de esas vivencias”.

Era entonces cuando comenzaba a consolidarse su carrera futbolística. “Al terminar el campeonato firmé por el Real Madrid. Empiezas a darte cuenta un poco de que esto va en serio, aunque sí que es verdad que siempre he mantenido los pies en el suelo. Mi familia me lo ha hecho ver así y también he sido muy consciente de todo lo que me ha pasado, de lo bueno y de lo malo. Ese equilibrio me ha caracterizado para seguir adelante, sobre todo en los momentos complicados, como puede ser ahora”.

Jesús Berrocal va a cumplir 34 años el próximo 5 de febrero y ha jugado en todas las categorías del fútbol español. De su dilatada carrera destaca que, “en mi caso, nadie te regala nada en ningún momento. En el mundo del fútbol puedes tener una oportunidad, pero hay que aprovecharla, y si te dan la segunda tienes que volver a hacerlo. Al final, tienes que hacer un trabajo muy constante, que a la vez es muy ingrato, porque no siempre logras los resultados que tú quieres, pero me quedo con ese aprendizaje personal que es muy grande y que me ha ayudado muchísimo en mi vida”.

Esa filosofía es la que le ha permitido sobrevivir en el mundo del fútbol. “Tocar la Primera División es un sueño y meter gol en Primera División en Riazor hace que todo sea de color de rosa, pero al año siguiente a lo mejor no te va tan bien”, señala, así que “ese equilibrio es importante tenerlo, porque te puede pasar. Te ves de pronto en Primera y luego en Segunda B, después vas a Segunda, otra vez a los focos… Te mantiene la constancia, ser duro de mollera, tener la creencia de lo que quieres y lo que no quieres y para mí esa ha sido la base de mi carrera”. 

Experiencia en Tailandia

Hubo un momento en que se marchó de España y se fue a jugar al fútbol al Buriram United de Tailandia. Recuerda que “cuando llegué comprobé que allí les apasiona el fútbol. La gente vive el fútbol de una manera brutal y me sorprendió el profesionalismo que había, al menos en el club en el que yo estuve. Yo me fui cuando estaba en el Recreativo de Huelva. Me hicieron una oferta muy buena, tenía contrato en vigor y el Recre me dejó marchar. Fue una experiencia muy positiva”.

Su último equipo ha sido el Villarrubia, un club al que “siempre le voy a estar agradecido porque me dio la oportunidad de volver a engancharme al fútbol, que fue cuando participé en unas Sesiones AFE el año pasado. Me ayudaron muchísimo desde el primer día, les guardo muchísimo cariño y tengo muy buen recuerdo de allí”.

Jesús Berrocal reside con su familia en Pontevedra, “donde jugué tres años y lo pasé genial en todos los aspectos”. Toda su vida ha sido delantero y es la posición en la que le gusta jugar: “Me gusta estar en el área, ayudar a mis compañeros y me gusta meter goles y, sobre todo, que mi trabajo tenga recompensa”.

Ahora mismo, Jesús Berrocal se encuentra “con las mismas ganas e ilusión que cuando tenía seis años. Sigo creyendo en mi fútbol, me veo bien físicamente, me cuido día a día y tengo muchísimas ganas de jugar porque sé que todavía puedo aportar. Me considero un tío honesto y el día que vea que no puedo dar un mínimo, me echaré a un lado, pero a día de hoy me veo al ciento por ciento para competir en cualquier categoría”.

Compartir: