InicioDeportivoIván Amaya, polivalencia garantizada en cualquier lugar de la defensa

Iván Amaya, polivalencia garantizada en cualquier lugar de la defensa

Iván Amaya

Iván Amaya, polivalencia garantizada en cualquier lugar de la defensa

Tiene 23 años, prácticamente está iniciando su carrera deportiva. Iván Amaya Vargas (Madrid, 28 de febrero de 1999) empezó a jugar al fútbol “desde muy pequeño en el Getafe. Luego ingresé en la cantera del Rayo Vallecano, después firmé un par de años con el Atleti, volví al Rayo otra vez y los tres años de categoría Juvenil estuve en el Getafe”, comenta. Haber pasado por todas estas escuelas futbolísticas de la Comunidad de Madrid es la prueba de que a Iván Amaya se le daba bien el fútbol desde que era un crío.

Es en esa etapa de juveniles en el Getafe, cuando Iván se sintió “importante. Estuve muy a gusto en este club”, y empezó a darse cuenta de que iba a dedicarse a ser futbolista. Dio un paso al frente en su carrera saliendo de la zona de Madrid, para probar fortuna en equipos como el C.D. Villacañas, la S.D. Formentera y el C.D. Laredo. “Siempre he querido salir de casa”, explica Iván. “Nunca he pensado que me iba a costar adaptarme a otro sitio. Me iba encantado porque me apetecía vivir nuevas experiencias, salir fuera, estar pensando sólo en fútbol era lo que yo quería”.

En todos estos clubes, Amaya ha ido creciendo y ganando en experiencia para competir, como la que adquirió la temporada que militó en Formentera. “No me lo pensé dos veces para irme allí”, dice. “Era un proyecto bueno y al final ascendimos a Segunda RFEF. Y esta última temporada, con el Laredo, también me ha ido muy bien, por el lugar y el equipo, he estado muy contento”.

A la hora de definirse como futbolista, Iván Amaya explica que es “un defensa que puede jugar en distintas posiciones. Los tres años de Juvenil jugué como lateral derecho, pero después he alternado ese puesto con el de central. Quizá me siento más a gusto como central, pero a la hora de intervenir más en el juego prefiero la posición de lateral. Soy un jugador potente por banda y defensivamente soy rápido y contundente”.

Referentes familiares

No duda ni un segundo para señalar a los jugadores en los que más se ha fijado: “Siempre he tenido como referentes a mis dos tíos. Desde pequeño los he visto jugar, siempre he querido seguir sus pasos, y desde muy chico me han dado sus consejos hasta ahora que los sigo teniendo”. Sus tíos son dos exfutbolistas, ambos defensas centrales, de la talla de Iván Amaya, subcampeón olímpico en Sidney-2000, y Antonio Amaya, que desarrolló su carrera principalmente en el Rayo Vallecano y el Real Betis.

Decidió apuntarse a Sesiones AFE, porque “me lo recomendaron muchísimos compañeros, sobre todo me dijeron que es una experiencia muy buena. Hay equipos, incluso en Segunda División, que no tienen los medios que hay aquí. Cuando me llamó un delegado de AFE para decirme que se había ido un compañero y que necesitaban un lateral derecho, no me lo pensé y le dije que iba ya”.

Una vez que ha vivido esta concentración con la Selección AFE Fútbol, Amaya considera que “todo ha sido muy profesional. Aquí te vas a preparar mejor que en ningún lado, porque te cuidan y tú te cuidas siguiendo todo el plan de preparación. Estás con compañeros con los que haces un grupo que en pocos sitios hay. Te sientes futbolista y te sientes querido, por los compañeros y por todas las personas que están en estas Sesiones”.

Compartir: