InicioDeportivoIsmael Aizpiri, canterano de la prestigiosa escuela de Mareo e internacional Sub-17

Ismael Aizpiri, canterano de la prestigiosa escuela de Mareo e internacional Sub-17

Ismael Aizpiri

Ismael Aizpiri, canterano de la prestigiosa escuela de Mareo e internacional Sub-17

Es difícil de entender que Ismael Aizpiri Lérida (San Sebastián, 7 de febrero de 1998) se encuentre actualmente sin equipo. A sus 23 años, este central reconvertido en mediocentro es uno de esos jugadores que siempre ha destacado, desde que ingresó en la escuela de Mareo y comenzó a ser convocado con la selección asturiana en las categorías inferiores.

Nace en el País Vasco, pero Isma se hace futbolista en Gijón. “A los 8 años me voy a vivir a Oviedo por cuestiones familiares”, explica el jugador. “Desde pequeño empiezo a jugar en el equipo del barrio. Estoy en el Astur, de ahí voy al Oviedo y en la categoría de Cadete B, con 14 años, ingresó en el Sporting. Desde entonces, hasta hoy, salvo el año pasado, que estuve en el Melilla, mi equipo ha sido el Sporting”.

Un sueño
En la escuela de Mareo es donde se formó como futbolista, donde ha cimentado una trayectoria que le llevó a ser convocado con la Selección Española y participar en la fase final de un Campeonato de Europa Sub-17. “Me dan la oportunidad de ir a unas sesiones de entrenamiento con la Selección, algo que para mí ya era un sueño”, cuenta Isma. “Poco a poco fui repitiendo convocatorias, jugando un torneo en Kazajistán y la fase previa del Europeo en Benidorm, hasta que me eligieron para la fase final del campeonato que se disputó en Bulgaria”.

Allí, coincidió con compañeros como Dani Olmo, Aleñá, Carles Pérez, Fran Villalba, Cucurella, etc., y tiene un recuerdo “increíble de aquel campeonato, haciendo lo que más me gustaba, jugar al fútbol, con compañeros muy buenos. Fue un aprendizaje constante”. Todo sin descuidar los estudios, algo que Isma nunca ha abandonado. “Empecé Fisioterapia y, como no hay distancia, he hecho algún curso de entrenador personal, nutricionista, me he sacado algún curso de nivel de inglés… Quiero prepararme para lo que más me gusta, que es el deporte y la educación física”, relata.

Continuando con su carrera futbolística, Isma narra que juega “con el filial del Sporting, en Tercera, subimos a Segunda B, donde permanecemos tres años. El primero nos metimos en el ‘play-off’ para ascender a Segunda, pero nos eliminó el Elche. Y después de las dos temporadas en que mantuvimos la categoría, decidí irme al Melilla. Es un club que en la categoría tiene bastante prestigio y, la verdad, he estado encantado”.

Al no continuar en Melilla, Isma tomó la determinación de inscribirse en estas Sesiones de AFE porque “todo el mundo me había hablado bien de ellas, a todos los que he preguntado me han dicho que no lo dudara porque el trato al jugador es increíble. Ahora que llevo unos días aquí, doy fe de que es así”.

La raza de Puyol
Ismael Aizpiri ha sido toda su vida “defensa central, pero en el filial del Sporting hubo un entrenador que se llama José Alberto que me empezó a poner de pivote. Lo hice bien y comencé a jugar ahí, así que hoy por hoy creo que puedo jugar en las dos posiciones”. Se define como un jugador “de corte más defensivo, que intento complicarme poco con el balón, fuerte por arriba y solidario con mis compañeros para ayudar y animar todo lo que se pueda en el campo”.

Al preguntarle por su jugador de referencia, no lo duda y afirma que “de pequeño siempre me he fijado mucho en Puyol. La raza, su carácter… Me gustaba muchísimo”. Ahora Isma espera que estas Sesiones AFE le sirvan para vincularse a un nuevo club, pero también “aprovechar la experiencia de haber vivido esto, que creo que no todo el mundo puede hacerlo y es algo muy recomendable, sobre todo porque desde el primer día he encontrado a unos compañeros que me han dado un cariño y una confianza muy grandes”.

Compartir: