InicioDeportivoAntonio Hornero, un centrocampista de experiencia contrastada a sus 25 años

Antonio Hornero, un centrocampista de experiencia contrastada a sus 25 años

Antonio Hornero

Antonio Hornero, un centrocampista de experiencia contrastada a sus 25 años

Se define como un “centrocampista que se adapta a todas las posiciones del centro del campo, aunque también puedo jugar de central”. Antonio Hornero Pérez (Cañete de las Torres, Córdoba, 16 de febrero de 1996) es un jugador al que, sobre todo, le “gusta tener el balón, estar bien posicionado y dar juego a mis compañeros. Quizá en la faceta defensiva me falta ser más agresivo, pero lo intento suplir con buena colocación en el campo”.

En ese puesto de mediocentro, Hornero siempre se ha fijado en “Xabi Alonso, para mí el mejor jugador en su posición”. Y con esa perspectiva, él empezó a jugar al fútbol “desde muy pequeñito. Mi familia siempre ha sido muy futbolera, tanto mi abuelo como mi padre, aunque ninguno ha sido futbolista. Empecé en el equipo de mi pueblo y en categoría Infantil de segundo año ya me voy al Séneca, un equipo de mi tierra. De ahí paso a la cantera del Córdoba, donde estoy dos años, y después doy el salto al Málaga, que me fichó para cuatro temporadas”.

De las categorías inferiores del club malagueño, y pese a su corta edad, Hornero da un paso importante en su carrera al empezar a jugar en clubes de Tercera División. “De todos tengo un grato recuerdo -dice Antonio-. El primero fue el Lucena, club que desaparece por problemas económicos. Luego juego en un equipo de Jaén, el Martos, y al año siguiente firmo por el Ceuta”.

Dinámica de primer equipo
Volvió al Córdoba, además para jugar en Segunda División B. “Entré en dinámica de primer equipo -explica-. Estaba muy bien, muy contento, y sólo me faltó jugar. Hay un cambio de presidente, de junta directiva, y me dan la baja un 31 de enero. De un día para otro me veo en Madrid, en el Rayo Vallecano”.

Regresó a la Tercera para plasmar su fútbol en otros cuatro equipos, Rayo B, Guadalajara, Calamocha y Torredonjimeno. Se curte como futbolista “en una categoría que pienso que está infravalorada en España -comenta el jugador cordobés-, porque en ella hay muy buenos futbolistas. En Torredonjimeno, al lado de mi casa, estuve muy contento porque disputamos ‘play-offs’, aunque nos faltó esa pizca de suerte para subir. Lo teníamos todo de cara, jugábamos en nuestro campo, nos valía el empate, y al final el filial del Málaga fue superior a nosotros y nos ganó”.

A sus 25 años, y ya con una buena experiencia acumulada, Hornero se encuentra ahora mismo “un poco desconcertado, porque es la primera vez que me encuentro en el mes de agosto, con todos de pretemporada, sin equipo. Es una situación difícil de gestionar, no sabes qué será de ti el día de mañana, y estoy agradecido a AFE”.

Para Antonio, esta concentración en Oliva Nova está siendo “una experiencia única. Estar con jugadores que han jugado en Primera, Segunda… Cada uno con una historia, es algo que merece la pena vivir”. Nadie le recomendó inscribirse en Sesiones AFE, él tenía decidido hacerlo porque “sabía que esto es una ayuda. Tenía clarísimo que me iba a apuntar”.

Todos a una
“Estaba trabajando en el gimnasio de mi pueblo cuando me dieron la noticia de que había sido elegido y no me lo creía”, apunta Antonio. “Llamé a mi novia, a mis padres, para decirles que me iba a Valencia el lunes y a las dos horas ya tenía la maleta hecha. Estoy muy ilusionado, con la intención de darlo todo para encontrar equipo, que es a lo que venimos todos”.

El centrocampista añade que en estas Sesiones AFE se ha encontrado “más de lo que me esperaba. Aquí hay un aliciente distinto, vamos todos a una, y la ayuda que estoy encontrando, tanto de los jugadores más veteranos como de los más jóvenes, es algo único”.

Hornero concluye señalando que la preparación recibida por parte del cuerpo técnico “es como la de un equipo profesional, nos tratan así”. Apunta que coincidió en su etapa en el Rayo Vallecano con Marc Reus, el entrenador ayudante de Oriol Riera en estas Sesiones, y “el trato, los ejercicios, la forma de comunicarse… Todo es absolutamente profesional”. Antonio no quiere olvidarse de, “ante todo, dar las gracias a AFE por lo que nos ayudan, lo que hacen por nosotros y por lo que se preocupan de los futbolistas. Gracias de mi parte y de mi familia también”.

Compartir: