InicioDeportivoÁlex Lázaro, rapidez y agilidad para mantener a salvo una portería

Álex Lázaro, rapidez y agilidad para mantener a salvo una portería

Álex Lázaro

Álex Lázaro, rapidez y agilidad para mantener a salvo una portería

“No procedo de una familia muy futbolera, pero a mí me gustó el fútbol desde que era pequeño, época en la que jugaba mucho con mi hermano y lo hacía de portero”, evoca Alejandro Lázaro Rodríguez (Chipiona, Cádiz, 10 de febrero de 1996), uno de los guardametas de la edición XXVI de Sesiones AFE. “Por ello, nunca tuve dudas de que quería ser portero”, añade.

Empezó jugando en las categorías inferiores del equipo de su ciudad natal, en edad prebenjamín. Va superando etapas y en categoría cadete da dos pasos importantes en su carrera; primero ficha por el Sanluqueño y a continuación por el Real Betis. Defiende la camiseta verdiblanca del club de Sevilla durante cuatro temporadas, “una época en la que recibo una formación muy importante, ya que llegué a entrenar con el primer equipo. En mi tercera temporada lo hacía habitualmente, hice pretemporadas, viajé como tercer portero en partidos de Europa League alguna vez. … En fin, recibí una formación muy buena…”.

Alberto Cifuentes

Su siguiente etapa la vive en el Cádiz, en su último año como juvenil, “haciendo una primera gran temporada, al conseguir el récord de puntos de esa categoría en toda la historia del club”. Ya como senior, continúa vestido de amarillo dos temporadas más, siendo cedido las dos siguientes al Mérida, jugando en Segunda B. Recreativo de Huelva, “donde cuajamos un gran año”, y Ciudad de Lucena han sido los dos últimos clubes en los que ha militado.

De pequeño “me fijaba en los guardametas que veía en televisión, caso de Iker Casillas, pero si me tengo que quedar con alguien, ese es Alberto Cifuentes. Tuve la suerte de aprender muchísimo de él durante varias temporadas en el Cádiz. La verdad es que nunca dejó de sorprenderme; fue poco a poco, paso a paso, y lo que consiguió es brutal, al debutar en Primera con 41 años. No es casualidad porque el trabajo que hay detrás es extraordinario”.

A la hora de presentarse como portero, Álex Lázaro recuerda de nuevo a Alberto Cifuentes porque “me considero un guardameta trabajador, siempre intento mejorar y pulir los defectos que pueda tener. El fútbol es un continuo aprendizaje y yo apuesto por esta filosofía para crecer día a día. Por otra parte, a pesar de mi estatura creo que soy un guardameta rápido y ágil. Me gusta mucho mejorar en todas las facetas a diario”.

Con 25 años, con mucho camino por recorrer, en su última temporada apostó por emigrar a Lucena “porque el proyecto era motivador e ilusionante. Las aspiraciones eran muy grandes y nos quedamos a las puertas del ascenso, siendo eliminados en las semifinales con un gol en el último minuto. No obstante, jugué mucho y me sentí muy a gusto. Creo que hice una muy buena temporada y estoy muy contento de mi rendimiento y del ofrecido por el equipo”.

Tras acabar su periplo en Lucena, “llega el momento de buscar otras opciones. El mercado está siendo extraño y difícil, las ofertas que me han llegado no han sido las que esperaba. Por eso decidí esperar y apuntarme a Sesiones AFE. Eso sí, esperando propuestas con mucha ilusión”.

Esperando la mejor opción

Recalca el guardameta que “he recibido ofertas de muchos equipos, pero las he rechazado porque considero que esperando puedo tener mejores opciones. Por ello, decidí apuntarme a Sesiones porque todo el mundo me habló maravillas de esta experiencia. Aquí te sientes futbolista porque te entrenas al máximo nivel, con una exigencia muy alta. La Asociación nos ofrece una oportunidad que es un lujo”.

Álex destaca la preparación específica, “a las órdenes de Joseba Ituarte, un magnífico entrenador. A diario se hace una gran labor para que estemos todos en un buen estado de forma para cuando llegue una oferta”. “Estar sin equipo es difícil de gestionar, pero hay que estar tranquilo y en estas Sesiones AFE siempre hay que sonreír, en esta concentración se está rodeado de gente del mundo del fútbol. Compites, trabajas al máximo nivel y estando aquí se tiene más opciones de ofrecer tu mejor versión. Es un gran escaparate para que nos vean entrenadores y directores deportivos. En fin, es una experiencia que nunca voy a olvidar”.

El guardameta, para acabar, compagina el fútbol con los estudios, explicando que “ahora mismo estoy haciendo con Ilerna, gracias al convenio que tiene firmado con AFE, un grado superior de Dietética y Nutrición”.

Compartir: