• +34 91 3143030
Logo

Noticias

Jornadas UNIR-AFE: cómo debe afrontar con garantías un futbolista el día de después

Dos horas de relatos y experiencias de calado, con cinco personajes relevantes de diferentes ámbitos abordando una cuestión capital para cualquier deportista, en este caso futbolista. ¿Qué hacer cuando el balón deja de rodar? ¿Qué camino transitar cuando llega la hora de la retirada? Sobre este asunto versó la jornada ‘Pasado, presente y futuro: claves para el día después’, organizada por la Asociación de Futbolistas Españoles y UNIR (Universidad Internacional de La Rioja).

Enmarcada en las jornadas ‘Fútbol de élite y vida real: 6 claves para llegar a ser deportista completo’, esta interesante sesión contó con los siguientes protagonistas: Helia Téllez de Meneses (directora de Transición de Carreras de Randstad), Josef Ajram (primer español en acabar un ultraman y ‘day trader’ en bolsa), Ángel Moreno (futbolista del Albacete Balompié), Marta García González (exfutbolista del Rayo Vallecano) e Isra García (consejero internacional en marketing, innovación disruptiva y economía conectada).

Jornada dirigida por la periodista Ana Gugel, los cinco protagonistas contaron sus experiencias, dando claves determinantes para afrontar con todas las garantías la transición laboral, qué decisiones son las adecuadas para empezar una nueva vida tras dejar el fútbol profesional.

Nutrición y fútbol

Profesional del fútbol y todavía con muchos años por delante en el verde, Ángel Moreno siempre tuvo claro que la formación es fundamental para un joven como él, centrándose en el mundo de la nutrición. Estudia en UNIR y con 21 años el futbolista del Albacete Balompié considera “fundamental tener unos estudios pensando en el futuro. Cuando estás en activo tienes unos ingresos, pero hay que estar preparado para cuando dejas de jugar, tener algo…”.

Explica que “siempre me gustó todo lo relacionado con la nutrición, que tiene que ver con el fútbol, pues cuidándote mejora tu rendimiento. Para mí era necesario despejar mi mente con algo que no tuviera nada que ver con el fútbol. Al final se trataba de querer aprender, algo que considero muy necesario. Invertir el tiempo en estudiar es algo me gusta”.

Cree que “el futbolista cada vez está más interesado y preocupado en su formación, cada vez son más los que están estudiando una carrera. Es importante, además, que centros como UNIR facilitan el acceso a diferentes estudios, como grados a distancia, teniendo en cuenta que la vida de un futbolista no es fácil. Además, dan facilidades para realizar los exámenes, tienen en cuenta cómo es la vida de un futbolista y cuáles son sus calendarios y horarios”.

El largo plazo

“Es más fácil llegar a tu casa, tumbarte en un sofá y ver la televisión, pero debes tener en cuenta el largo plazo. A mí me gusta estar delante de un libro y aprender porque me va a ayudar en mi etapa futbolística”, enfatiza.

Sus estudios le permiten soñar, pensando en el futuro, con continuar vinculado a su actual ámbito y reconoce que “me gustaría ejercer de nutricionista en un club de fútbol. En Albacete tenemos a nuestra disposición un profesional de la alimentación, que nos marca qué comer, también qué suplementos ingerir… Me gustaría realizar cuando me retire una función similar. Si quieres, puedes aprender a comer. El futbolista, poco a poco, se va dando cuenta de la importancia que tiene una buena nutrición”.

Optimizar las cuatro dimensiones

Por su parte, Isra García apunta tres claves fundamentales para que un futbolista o deportista afronte el día después, empezando “por optimizar las cuatro dimensiones del ser humano, lo que se llama el alto rendimiento holístico: física, emocional, intelectual y espiritual. Hay que trabajar un poquito al día las cuatro dimensiones para lograr optimización y enfoque, para llegar a más y para estar siempre en un estado de ‘flow’ (estado de fluidez) que te permita dar un poco más cada día”.

También, sigue diciendo, “es clave la iniciativa, hacer cosas y no quedarte quieto. Lo importante es estar siempre en movimiento”. “Y en tercer lugar, aprender o extraer algo positivo de cada uno de los días que estés haciendo algo nuevo. La formación debe venir de uno mismo, no sólo del exterior. Hacer cosas que te hagan moverte del sitio en el que estás”, remata Isra.

Por otro lado, tiene claro que “una persona es la media de las cinco con las que más se rodea. Esas serán clave para su rendimiento profesional y personal. Hay que elegir a esas personas con las que tienes más afinidad”. “Cuantas más fuentes e ‘inputs’ de comunicación tenemos, más conciencia tenemos de lo que pasa alrededor y de lo que nos interesa.  El ejercicio clave es la concienciación, tener claro que el día después es tan clave como el día antes”.

No esperar

“La primera clave es no esperar al día después. Todo/a futbolista sabe que su carrera tiene un principio y un final y no hay que esperar al último momento para pensar qué hacer. Hay que ver cuáles son tus intereses, tus motivaciones, y en función de ello, fórmate”, señala Helia Téllez, recordando que “la oferta formativa es enorme y siempre hay un hueco para organizarte. Tardes lo que tardes en acabar una licenciatura, un grado, no esperes que acabe tu carrera deportiva”.

Pone en valor la figura del/la futbolista, pues “tiene un potencial especial por su capacidad a la hora de superar derrotas, su capacidad de resiliencia. Además, tiene muchas más capacidades, de las que se debe sentir orgulloso. No debe pensar que por llevar muchos años jugando al fútbol ha estado fuera del mercado laboral, debe tener claro que han sido años muy productivos desde el punto de vista del desarrollo y del aprendizaje. Sus competencias se van a poner en valor en el mercado. Este colectivo tiene un perfil muy valorado por las empresas”.

La gestión del riesgo

Y para acabar, turno para Josef Ajram. El empresario, escritor y ‘trader’ estima que para afrontar la transición laboral, “en primer lugar es clave saber qué quiere desarrollar el/la futbolista, qué tarea quiere desempeñar cuando se retire”. A continuación, considera importante “conocer qué capacidades, talento y habilidades tiene que concuerden perfectamente con lo que quiere hacer”. Y para acabar, “también es muy importante la gestión del riesgo, analizar muy bien, si va a emprender un negocio, todos los factores, como inversión, control de costes, gestión de equipo… Sólo si tiene la capacidad y humildad de saber equivocarse, puede lanzarse a poner en marcha un proyecto”.

Algo que recalca Josef es que “el miedo hay que quitárselo siempre y cuando uno se sienta confiado, y eso repercutirá en tener una buena formación. Más que tener miedo a experimentar, deben tener miedo a inventar. Que tengan mucho cuidado a la hora de pensar que tienen la fórmula mágica que les llevará a alcanzar un gran nivel de vida. Que tengan la cultura de la hormiga, ir poco a poco y sin grandes ostentaciones, hay que ir poco a poco y calculando los riesgos”.

“Sin lugar a dudas, una de las cosas que me enseña la bolsa es que puedes tomar 100 decisiones buenas y una muy mala que puede acabar con esas 100”, destaca, subrayando para acabar que el futbolista “salir de la zona de confort es importante por si acaso, por lo que pueda pasar en el futuro. Por ello siempre hay que tener un ‘plan b’, de formación, de conocimiento, de otros campos que le pueda generar tranquilidad a la persona”.

Patrocinadores